1. Pantalón de malla tipo Nairo Quintana: puede montar en bicicleta a diario, puede congelarse trotando a las 5:00 de la mañana, pero no use nada que le forre el paquete y someta al resto de los humanos a verle las irregularidades del bulto. Si se decidió a usar tights, póngase encima una pantaloneta.

2. Sudadera completa: trate de que el saco no combine con el pantalón, ¿o quiere verse como viejito haciendo aeróbicos en el Parque Nacional? Además, según un estudio de la Asociación Colombiana del Deporte y la Moda, el 89 % de la gente que se pone sudadera completa para ejercitarse termina yendo al mercado y a misa en la misma facha.

3. Vestido de baño de palmeras: los vestidos de baño son para tierra caliente, para piscinear, no para salir a trotar ni para ir al gimnasio. Se lo decimos porque hemos visto a la gente que se pavonea en la Ciclovía con el mismo chingue con el que se tira a la piscina con las piernas recogidas y la nariz tapada.

4. Pantaloneta cortica de marchista olímpico: entendemos que está de moda correr, pero no tiene que usar la clásica pantaloneta ochentera con abertura de lado, que muestra esa zona blanquísima lateral entre la zona oval y las nalgas y por poco deja ver qué tanto se poda la franja púbica.

5. Camisetas tipo trotador keniano o hípster: manga sisa, de tiritas delgadas sobre los hombros —estilo brasier— y con un cuello bandeja que deja entrever la tetilla. ¿Usted cree que alguien quiere verle el pezón masculino?, ¿de verdad?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.