Keystone Watch y Aurora Watch Company fueron las compañías que se fusionaron en 1892 para darle vida a Hamilton, una de las mejores marcas de relojes del mundo. La marca no sacaría su primer producto sino hasta 1893 (una línea de relojes de bolsillo que cautivaría al personal de los ferrocarriles por su elegancia y características técnicas), pero desde ese día, su nombre ha estado ligado al hombre: desde grandes exploradores hasta renombrados actores de cine han tenido un Hamilton.

Conquistador de tierras inhóspitas

Los Hamilton han sido durante más de un siglo la herramienta más confiable de los expedicionarios norteamericanos. En 1926, el almirante Richard Byrd utilizó uno para sobrevolar el Polo Norte y, tiempo después, hizo lo mismo, pero en el Polo Sur. Un Hamilton acompañó a Chapman Andrew a explorar el desierto del Gobi, en África; ¿Y sabe usted qué tenía Herbert Spencer Dickey en su muñeca izquierda durante su expedición por el río Orinoco?

La condición del Hamilton como elemento útil en las citas difíciles se confirmó en 1963, cuando la primera expedición norteamericana al Everest eligió dicha marca de relojes, la cual en 1970 lanzó al mercado el primer reloj electrónico digital. Ya en 1961, Elvis Presley había inmortalizado el reloj electrónico Ventura, el cual lució en la película Blue Hawaii, pero esa es otra historia.

Su mejor papel

Pero no solo en condiciones extremas se ha hecho grande el Hamilton. La marca es ampliamente reconocida por ser un icono del cine y su nombre ha estado ligado durante décadas al glamour de Hollywood. La lista de filmes en los que ha aparecido un reloj de la marca es muy extensa —más de 300— y en ella se destacan 2001: A Space Odyssey, Big Fish, Men In Black, One Fine Day, Charlie`S Angels, Lethal Weapon, The Aviator, Spider Man 2, Independence Day, A Beautiful Mind, Ocean´S Eleven, Reservoir Dogs, The Pink Panther, Into The Blue y Vanilla Sky.

En el corazón de la vida norteamericana

El crecimiento de Estados Unidos y de Hamilton ha ido siempre de la mano. La marca produjo el célebre reloj Khaki, referencia que ha superado el millón de productos vendidos, y uno de los estandartes del ejército antes, durante y después de las guerras mundiales; para 1928, año en que los Yankees de Nueva York ganaron la Serie Mundial de Béisbol, la casa relojera sacó para la venta el Yankee Watch en su conmemoración. Años después, Hamilton se convirtió en la marca de relojes oficial de las cuatro aerolíneas más grandes del país por ese entonces: TWA, United, Eastern y Northwest.

Crecer era la meta

Hace 30 años la compañía pasó a hacer parte del grupo suizo Swatch, el mayor productor y distribuidor de relojes del mundo, con 157 centros de producción en Suiza. Swatch es el cronometrador y operador oficial de datos de los Juegos Olímpicos y otros grandes eventos deportivos a nivel internacional.

La más alta montaña, la mejor película de todos los tiempos, la competencia deportiva más exigente, nada escapa a la capacidad de los relojes Hamilton, una pieza de colección hecha para durar, hecha para usted.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.