No es costumbre pero Leo Messi, delantero del Barcelona, ahora es protagonista de un escándalo mundial y no precisamente por su talento en la cancha. (Lea también: Messi, el goleador que nos despierta se va a dormir)

El argentino y su papá, Jorge Horacio Messi, fueron condenados a 21 meses de cárcel. Ambos son señalados de un fraude fiscal de 4,16 millones de euros.

Según las investigaciones, Messi y su papá, ayudados por un bufete de abogados de Barcelona, crearon una red de sociedades en Reino Unido, Suiza, Belice y Uruguay para ingresar los derechos de imagen, entre 2007 y 2009, del futbolista evitando el pago de impuestos.

Pero tranquilo, pese a la mala jugada, difícilmente Messi irá a la cárcel por ser una pena inferior a dos años. Por ahora deberá pagar una multa de 3.6 milllones de euros. (Lea también: yo descubrí a Lionel Messi)

Con información de AFP

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.