Escribo como hincha de Nacional, escribo como hincha del fútbol antioqueño y por supuesto, aunque detesto nuestra montañerada tan parroquiana y obtusa, escribo como un "buen hijo de Antioquia" y de este país, de este coctel inflamable y bien revuelto que es Colombia.

Estimado colega Daniel Samper Ospina, acabo de leer la columna que escribió en Soho el señor Javier Borda, a quien la revista le atribuye ser hincha del Nacional (le mandan a decir del Sur: ¡eso no es un hincha, eso es una p...!).

Quiero responderle sin solemnidades, y con seriedad, que esa nota es un flojo amasijo de lugares comunes y retórica biliosa y efectista, pero finalmente ineficaz y decepcionante (como las gambetas de Cañoncito o las de Juan Carlos Ramírez, que ustedes en Bogotá recuerdan mejor que nosotros en Antioquia).

Marihuaneros, traquetos, amores-odios, hinchas violentos, soberbia, crisis... De eso está lleno el fútbol. El colombiano, el de Costa Rica o el de segunda división de Croacia. Por Dios, qué volante de creación periodística tan petardo es ese Borda. No es inteligente ni de crítica argumentada ni mucho menos justo que ese señor eche mano de los males universales del fútbol para convertirlos en cohetes teledirigidos contra nuestro equipo: el Gran Atlético Nacional.

La coyuntura, la disculpa periodística de ese artículo es la crisis de resultados de Nacional. Vaya chiste para un torneo que no va ni a mitad de calendario y para un Club que hace menos de quince meses levantó su segundo título en un solo año. Por eso digo que lo del señor Borda es baba visceral descomponiéndose bajo una pretendida libertad de expresión que requería más control editorial, antes de permitirle insultar, tan chambonamente, a una hinchada, a una institución como Nacional y a un pueblo como el antioqueño, que no quieren más estigmas gratuitos ni cargos con retroactividad. ¿O nos quedamos viviendo de Escobar, Gacha y los Rodríguez? ¿Alimentamos con su recuerdo más virulencias y odios regionales absurdos y peligrosos?

Qué rincón de esta patria no tiene un pillo célebre, qué región de este país no tiene equipos derrotados y coleros, qué ciudad no tiene una tribuna popular envuelta en la humareda de la bareta... A ver, Daniel, ¿quién se atreve a tirar el primer centro o a decir que no le saquen la roja en ese estadio de la historia del fútbol colombiano?

El artículo de Borda constituye una ordinaria provocación contra los paisas... por la vía de un equipo en un mal momento (una anécdota más como lo es el fútbol, a fin de cuentas). Porque si de crisis se trata, Soho les debería dedicar una edición especial, con tapa de lujo, a las décadas de ausencia de gloria y de felicidad de Millonarios, Santa Fe y sus hinchadas. Una suma de más de medio siglo de desesperanzas, bajo la noche sin estrellas del Campín y del D.C. (léase Distrito sin Campeones).

Por supuesto, Daniel, me atrevo a escribir estas líneas en nombre de la libertad de expresión y del aprecio que guardo por Usted y por Soho, con sus mamacitas de portada (casi siempre paisas). Ojalá busquen un mejor columnista para sacarse el clavo cuando el Verde, tan excepcionalmente, caiga en desgracia.

Carlos Alberto Giraldo
Fuente ElColombiano.com

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.