El togolés de 25 años (y de 25 millones de libras esterlinas) es un goleador nato; con su selección nacional lleva 16 goles en 37 partidos, y con el Manchester City ya empezó a marcar.
 
Uno de los más controversiales fue el que marcó en la victoria del City contra su antiguo equipo, el Arsenal, cuando corrió enérgicamente a celebrarle el 4-2 a la barra de los Gunners, quienes inmediatamente le empezaron a arrojar de todo a su ex-delantero. Y por si fuera poco lo suspendieron por tres partidos, por reaccionar agresivamente contra Van Persie (luego de una fuerte barrida del holandés), rayándole la cara con los taches de sus guayos.
 
El africano ya se disculpó con Van Persie, pero no piensa de dejar sus emocionantes celebraciones a un lado.
 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.