Los que montan los camerinos

Douglas y Clara

Esta pareja de esposos ha sido responsable de armarles el camerino a algunos de los artistas más importantes que han pisado territorio colombiano, como Guns N’ Roses, Katy Perry y Green Day. Han estado en el FEP desde la primera edición. Meses antes de que empiece el festival comienza la producción y, 15 días antes, comienza el montaje. El día previo al inicio se van a vivir a un contenedor dentro del festival donde duermen —si es que hay tiempo— y están pendientes de cualquier movimiento.

Los ‘juguetes‘

En los libros de exigencias que suelen mandar los artistas, en ocasiones hay cosas marcadas como ‘juguetes’ o ‘golosinas’, entre otros. Esto no es más que una clave para pedir sustancias... esas que se está imaginando. No podemos contarle qué piden ni quién lo ha hecho, solo podemos decir que no son grandes cantidades ni es una práctica común.

Y para el frío…

Como muchos artistas y su equipos piensan que Bogotá es el trópico, llegan en bermudas. Un caso recordado es el del DJ ruso Zedd: estaba totalmente congelado y furioso por el frío capitalino. Debieron ponerle a su alrededor tres calentadores de gas para que no se enfermara. ¿Acaso en Rusia no hace frío?

Cosas extrañas

Nunca faltan pedidos extraños como el que hace dos años hizo Noel Gallagher: una enorme bandera del Manchester City que, por supuesto, encontró a su llegada al camerino. O la exigencia del integrante de una banda que el año pasado pidió el cuadro de un jugador de la NBA. Para este año, Gorillaz exigió una mesa de ping- pong, y el guitarrista de una banda quiere un portarretratos con la foto de su perro.

El trago

Contrario a lo que se cree, no suelen pedir galones de licor. Quizá porque algunos ya han bebido demasiado en la vida. Gallagher, por ejemplo, se la pasó tomando té inglés para su presentación en el FEP. Claro, hay excepciones: The Strokes, el año pasado, se bebieron decenas de botellas de whisky Jack Daniel’s, lo único que tomaban.

La comida

La cocina siempre está abierta para los artistas, que pueden pedir libremente de los diferentes menús que hay. Muchos piden con anterioridad productos veganos y vegetarianos, y cosas complicadas de conseguir como mantequilla de almendras o vinos orgánicos.

La decoración

Cada año los camerinos tienen un estilo diferente dependiendo de los artistas. Hace tres años, por ejemplo, le armaron a Jack White un espacio exclusivo para los vinilos que siempre carga en sus giras. Eso hace que muchos queden enamorados. Como el guitarrista de Cage the Elephant, que terminó negociando y llevándose una lámpara turca que colgaba del techo. Pero no todos quedan contentos, los Kings of Leon hicieron cambiar todo de lugar porque no les gustaba la distribución.