Si le parece que, siendo apasionate, al disco le falta "algo", tiene razón: la imagen. Es la banda sonora de un CD ROM que nunca vio la luz. Cuidada e instrumentalmente rica propuesta de Alfredo Durán. (Millenium)