Algo interesante tenía que salir de una banda que pone a pensar a la gente en que no es alocado casar el grunge ochentero con sonidos británicos más tradicionales. Van muy bien en la tarea de construir un rock profesional. Y eligieron como título para su nuevo álbum un número que en SoHo apreciamos profundamente: 69.