El cubano, al que parecen no caberle las manos entre las teclas del piano, protagoniza un documento clave: en CD, su álbum Jazz batá (1972) grabado en formato de trío y antecedente de lo que sería su grupo Irakere. Para devotos de Chucho que no necesariamente deben serlo de Jesús.