El PSG y Neymar

Doscientos veinte millones pagaron los jeques, con la certeza inocente de que traería ‘la orejona’ debajo del brazo. Y resulta que no. Esta vez se encontraron en octavos con uno de los peores Manchester United en años y ‘Ney’, como raro, se lesionó antes de la cita (en un partido de la copa francesa que poco importaba). Desde la tribuna tuvo tiempo para twittear rabioso sobre el VAR, que pilló la mano de Kimpembe y no dejó pasar el penal que consumó la tragedia. Ya son dos años y aunque lo siguen rodeando de estrellas, a Neymar le está quedando grande pasar de octavos. Esperemos a la próxima edición, porque cuando nada pasa, todo puede pasar.

El Bayern y James

Es inexplicable la relación de James con el Bayern. A veces indispensable, a veces, uno del montón (de suplentes). En esta Champions jugó 336 minutos: de esos, 167 fueron en octavos contra el Liverpool. Ese día muchos tenían el corazón dividido entre la colombianidad y el amor genuino que produce Jürgen Klopp. Tristemente, James no apareció, la llave fue aburridísima y al Bayern lo eliminaron en su propia casa. ¿Alguien recuerda la última vez que James fue feliz en Europa?

El City y Guardiola

Solo alguien que quiere llevar la contraria a toda costa niega el genio de Guardiola. Sin embargo, todavía no hay respuesta que valga contra eso de que “solo pudo ganar la Champions con Messi, Xavi e Iniesta”. Hace poco Bielsa dijo que Guardiola construye equipos de autor y es difícil rebatirlo: 213 millones de euros se gastó en su primera temporada, 317 en la segunda y 77 en esta última. El patrón ya lo tenemos identificado: primero pide a la carta y luego escupe su frase más celebre: “yo no vine a ganar la Champions”. Al principio pensábamos que era un típico engaño de rueda prensa, pero ya estamos comenzando a creerle.

La Juventus y Cristiano

‘Mr. Champions’ le dicen, y con razón. Tres títulos seguidos con el Real Madrid, cinco en total y 122 goles en 165 apariciones son números incontestables. Por eso, su ego y él se fueron a Italia convencidos de que no se necesitaba nada más para ganar la Champions. Sobre el papel, los niños del Ajax no eran mucho más que un trámite. El problema es que el fútbol no se juega sobre papel, se juega sobre pasto y el Ajax los aplanó en la grama del Juventus Stadium. En su defensa, se puede decir que él hizo los dos goles de la ‘Juve’ en una llave que terminó 3-2. Tal vez, llorando en las duchas, se dio cuenta de que los equipos de fútbol tienen once jugadores.

El Barcelona y Messi

Cuando cayó el portugués con el que lo comparamos, todo parecía indicar que este sí, por fin, sería el año de Messi. Estaba hecho. El Barça ya estaba en la final porque él, a pesar del pésimo partido de su equipo, se las había arreglado para ganarle 3-0 al Liverpool en el Camp Nou. ¡3-0! ¿Qué podía pasar? Pues bueno, cuando les metieron el 4-0 en ese humillante tiro de esquina, la cámara lo enfocó y todos pudimos leer lo que pensaba: “estoy más solo que nunca”. Ni entrenador ni compañeros. “¿Qué le está haciendo Valverde a mi amado Barcelona?”

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.