¿Con qué armamos un best seller? Contemos la historia de la hija de una espía ucraniana sobreviviente de Chernobyl y ex amante de un presidente gringo, que ahora es una terrorista cibernética. No, mejor la de un etíope que resultó ser sobrino de Judas (el ADN se consiguió a través de la soga con que se ahorcó el discípulo de Jesús, encontrada con los restos del Titanic). O la de un multimillonario yuppie que viaja a China dispuesto a enseñarles a los orientales el amor por el dinero -para ello se asocia con un ex-guardia rojo- y al final le echan un cuento chino y la plata se esfuma. Sí, esa es la del libro de Tim Clissold, que vale decirlo, fue elegido entre los mejores del año por The Economist.