Si está pensando en reemplazar esa caja de cartón en la que mete su celular para poder disfrutar de la realidad virtual, quizá esta sea la mejor opción. El diseño del nuevo HTC Vive Pro está pensado para un ajuste cómodo y un aislamiento del campo visual hasta en 110 grados para una experiencia envolvente. Adicionalmente, cuenta con dos pantallas OLED de 1440 x 1600 pixeles a 90 Hz cada una para una claridad y experiencia cinemática sin precedentes. Los auriculares con sonido 3D ambiental con cancelación de ruido están incluidos y cuentan con control de volumen incorporado. Esto, sumado a mejoras en la capacidad de procesamiento y un portafolio robusto de sensores, hacen que la experiencia sea completamente ininterrumpida y limpia, sin el característico letargo que se produce cuando el usuario realiza movimientos rápidos o repentinos.

Accesorios como controles de juego y trackers (sensores para ser adosados a cualquier objeto real que quiera recrear en el entorno virtual) se venden por separado, pero son indispensables si lo que realmente quiere es moverse en un universo paralelo. Vale 1400 dólares (sin accesorios).

Lea también: