resérvese el derecho de escoger la pinta con que se casa. que su suegra y su novia se encarguen de todo lo demás, pero no olvide que es uno el que se viste.