Aunque todo lector de SoHo sabe que los predicadores que se visten de blanco suelen ser poco confiables (en realidad, los que se visten de cualquier color), vale la pena aplicarse esta cinta y descubrir a Robert Duvall encarnando a un mago de la estafa religiosa. ¡Pare de sufrir, pare de sufrir!