Un reciente estudio de la Universidad de Carolina del Norte llegó a la conclusión de que excederse con el ejercicio puede ser contraproducente para el desempeño sexual. Eso, al menos, es lo que señala una encuesta que se realizó entre más de 1000 hombres con preguntas sobre sus costumbres de entrenamiento y su sexualidad. Los datos indicaron que las rutinas de gran intensidad y duración pueden desviar el interés de la pareja y el sexo.

Los investigadores señalan que no hay que asumir los estudios como una regla, pero sí analizar que el tiempo invertido en hacer ejercicio, por motivos de salud y estéticos, puede restar momentos para los encuentros sexuales. En definitiva, ponerse en forma de manera exigente es una moneda con sus dos caras en polos opuestos: por una parte, garantiza una buena apariencia (lo que multiplica las opciones de encontrar pareja sexual), pero, por otra, reduce la libido y los espacios de interacción erótica.

Recuerde que la clave de casi todo es el equilibrio. Para saber si el ejercicio intenso está matando al amante fogoso que hay en usted, evalúe cuántas veces en el último mes ha preferido el gimnasio a hacer planes con su novia o esposa. Si ha ocurrido en más de cinco ocasiones, póngase las pilas porque seguro ella está extrañando la vida sexual que tenía antes con el tipo de la barriguita.

Foto: Oakozhan / iStock / Getty Images Plus

El número de la suerte

Los investigadores Eric Corty y Jenay Guardiani, de la Universidad Estatal de Pensilvania, entrevistaron a 50 terapeutas, trabajadores sociales, médicos, psicólogos, etcétera, para analizar el tiempo ideal de una relación sexual. Según la experiencia de los profesionales, de 1 a 2 minutos es demasiado corto; de 3 a 7 minutos, adecuado; de 7 a 13 minutos, deseable; y de 10 a 30 minutos es demasiado largo. Lo que indica que el 13 no solo es un número de mala suerte, sino el ideal de minutos para tener un buen polvo.

Foto: mediaphotos iStock / Getty Images Plus

Gimen no por placer

Según la Universidad de Central Lancashire, en Inglaterra, casi el 30 por ciento de las mujeres gimen durante una relación sexual, pero no por placer. De acuerdo con los investigadores, en los diferentes casos estudiados hay un número importante de sonidos sexuales falsos que tienen un objetivo específico: manipular a la pareja e indicarle que ya se llegó al máximo placer. Así que esté atento, porque en muchas ocasiones esos ruidos sexis que tanto lo excitan pueden ser solo una buena actuación para enviarle un mensaje velado.

Foto: baramee2554 iStock / Getty Images Plus

Inteligencia y sexo

Benedetta Leuner es una investigadora de la Universidad de Princeton, Estados Unidos, que acaba de probar que tres relaciones sexuales a la semana repercuten de manera positiva en la inteligencia. Según el estudio, publicado en la revista Plos One, el sexo constante ?de no menos de tres veces a la semana? ayuda a la producción de neuronas y fortalece la conexión entre células nerviosas. Así las cosas, puede planear su vida sexual día de por medio y descansar uno. ¡Quién dijo que había que estudiar para ser un nobel!

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Un mal polvo según Mabel Moreno

    close
  • Viña Machado

    close
  • Mariana Rodríguez

    close
  • Patricia Castañeda

    close
  • Raya Grishina

    close
MÁS VIDEOS
PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.