Si para ciertas parejas una infidelidad es una ofensa imperdonable, para otras puede ser la oportunidad para revivir el romance en la relación. Por eso no existe una regla universal para condenar a los infieles. Sin embargo, una encuesta hecha a 10.000 estadounidenses, publicada en la revista Playboy, pretende dar a conocer cómo reaccionaría una persona a una infidelidad. La encuesta muestra que la generación más tolerante a cualquier engaño —empezando por una mentira— son los baby boomers (85 %), es decir, aquellos entre los 55 y 70 años. Les siguen los de la generación X (79 %), que tienen entre 37 y 55 años; y, luego, los millennials (74 %), que tienen entre 22 y 36 años. A estos últimos no les queda tan fácil hacer borrón y cuenta nueva. Por otro lado, las mujeres son quienes perdonan una infidelidad con más facilidad: el 71 % perdonó alguna vez a su compañero por un engaño, frente al 57 % de los hombres. Lo curioso es que el 44 % de las mujeres y el 33 % de los hombres fueron más allá y les dieron una nueva oportunidad a sus parejas después de un segundo engaño. Aún más sorprendente es que el 71 % de las personas cree que los infieles pueden cambiar. Pero según una investigación de la Universidad de Denver, las personas que han engañado en una relación pasada son tres veces más propensas a recaer.

Sexo de 25 minutos

El sitio web Saucy Dates encuestó a 3836 personas para averiguar la duración ideal de una relacion sexual. Las mujeres esperan que, sin contar el juego previo, dure 25 minutos, algo que está lejos de la realidad. Según una investigación de la Universidad de Queensland, en Australia, la penetración solo dura 5 minutos en promedio hasta que el hombre llega al clímax; mientras que una mujer puede tardar entre 20 y 30 minutos en venirse. Por eso, es casi imposible llegar a un acuerdo entre los dos sobre cuánto debe durar el sexo. Y, aunque es difícil, para la doctora Carla Marie Manly, una buena forma de compensar es lograr que el juego previo dure 13 minutos en los que ella sea el centro de atención.

El porno y las mujeres

La revista Playboy publicó un estudio en el que explica por qué el 60 % de las mujeres dicen que no les gusta ver pornografía. La encuesta asegura que algunas mujeres sienten que el porno no representa con precisión el placer femenino, principalmente, porque no hay juegos previos. Otro de los problemas es que ven a las actrices como si las estuvieran obligando. Para esto, proponen hacer videos previos de los actores invitando al espectador a divertirse y así, posiblemente, no se sentirían incómodas viendo este contenido. Pero, sobre todo, el problema es que las mujeres no saben qué categorías buscar, razón por la que terminan evitándolo.

Los datos del Voyeur

Voyeur es un documental que Netflix lanzó el año pasado sobre la relación entre Gay Talese, un reconocido periodista, y Gerald Foos, quien compró un motel para espiar a las parejas teniendo sexo. Foos ingresaba todos los días a un ducto que construyó detrás de una pequeña ventilación en el techo para que sus huéspedes no lo descubrieran observándolos. Cada detalle que veía, lo anotaba en su cuaderno. Uno de los datos que más sorprendió es que tenía el número de orgasmos de los hombres y el de las mujeres. Con cierto orgullo, Foos asegura, como si fuera un investigador, que las mujeres no disfrutan tener sexo en motel mientras que los hombres sí.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Un mal polvo según Mabel Moreno

    close
  • Viña Machado

    close
  • Mariana Rodríguez

    close
  • Patricia Castañeda

    close
  • Raya Grishina

    close
MÁS VIDEOS
PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.