La mayoría de las personas se sienten identificadas con la sensación de una gran explosión de energía en el cuerpo cuando llegan al orgasmo o cuando experimentan el pico del placer sexual. (La clave para que una mujer llegue al orgasmo)

Sin embargo, no suelen sentir mucho antes o después de este punto, haciendo que la conexión que se genere con el otro sea poca o nula.

La mayoría de personas se conectan de manera sexual o intelectual, dejando a un lado de la ecuación el amor. Por esto, atraen a sus vidas personas que están en la misma longitud de onda, es decir, aquellas que tocan la superficie.

La desconexión como fuente de vacío sexual

En una época en donde el sexo casual está a la orden del día, cada vez hay más desconexión y sensación de vacío insaciable. Cuando no hay nada que genere conexión entre dos personas, la química arrolladora que los llevó a la exploración sexual en un comienzo, se desvanece cuando terminada ‘la acción’, ambos se encuentran con un desconocido, al que no saben ni qué decirle y con quién no hay nada más que un momento de placer. (Razones poco comunes para hacer el 69 con su pareja)

También está el otro lado, que es el de los amigos, que tienen intereses similares, comparten muchas cosas de la vida, se sienten conectados, pero jamás hay una atracción sexual entre ellos.

Esto suele pasar porque sólo nos estamos conectando a un solo nivel o en una sola dimensión. Somos seres con una dimensión mental, física y emocional. Cuando elegimos conectarnos con otra persona desde solo una de estas dimensiones, el resultado será insatisfacción al final. Y esto se traslada a la relación sexual.

Ser ‘multidimensional’ significa conectarse desde todos los niveles

Por eso, cuando nos encontramos con alguien con quien compartimos una conexión en más de una de estas dimensiones, sentimos que ‘la sacamos del estadio.’

Para experimentar el #MegaSexo, nos conectamos desde las tres dimensiones que hacen parte de lo que somos, y así se logra una conexión profunda.

La conexión con la mente significa que logramos tener un sentido claro de lo que deseamos y lo visualizamos en nuestra vida. En la dimensión física, nos conectamos con la energía sexual, llevándola al corazón, en vez de dejarla en los genitales, donde se pierde después de la eyaculación o el orgasmo porque no sabemos elevarla por el cuerpo o distribuirla por todas las partes del mismo. (Active los punto energéticos de su pene)

La parte emocional es vital para que haya una conexión que se da desde el corazón. Una vez se está abierto a recibir y dar amor, la sensación de separación entre dos personas desaparece.

No es difícil conectarse desde estos tres niveles, si el hombre y la mujer están dispuestos a crear una conexión más profunda, aprendiendo a llevar su energía sexual a todos el cuerpo, para conectar finalmente, sexo con cuerpo, mente y espíritu. (Por qué las mujeres prefieren los penes cortos y gruesos)

¿Qué más quisiera saber sobre el #MegaSexo?  Cuénteme en: @ByMarialu por Facebook.

 

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Un mal polvo según Mabel Moreno

    close
  • Viña Machado

    close
  • Mariana Rodríguez

    close
  • Patricia Castañeda

    close
  • Raya Grishina

    close
MÁS VIDEOS
PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.