Como muchos de los grandes inventos, se creó por accidente. En 1991, Pfizer estaba probando un medicamento para la presión arterial baja y durante las pruebas los pacientes notaron que se les levantaba otra cosa. Más adelante se llamaría Viagra —‘vi’ por vitalidad y ‘agra’ que significa “cultivo del ingenio humano” y se convertiría en uno de los medicamentos más taquilleros del siglo.

Pero desde un inicio fue muy controversial. Por un lado, era tabú al ser un medicamento sexual. Por otro, tocaba un tema muy sensible: la impotencia y la vejez en los hombres. También hubo una cuestión ética de por medio, pues las aseguradoras que incluían el medicamento dentro de su plan— cuestionaban el hecho de que hombres de 70 años estuvieran dejando a sus esposas porque “querían ser sementales de nuevo”.

Comercial de Viagra en los noventa. Pelé fue uno de los voceros más famosos del medicamento.

Aun así fue un éxito. La primera estrategia de mercadeo fue introducir al Viagra como una “solución médica” a un “problema médico”, sin mencionar palabras como impotencia o disfunción eréctil. Pero esta campaña no fue tan exitosa como la siguiente: la presentaron como “la droga del romance” en comerciales con parejas entre 40 y 60 años bailando y coqueteando.

El Viagra también cambió las reglas del juego. Antes, cuando se hablaba de disfunción sexual, se solía culpar a las mujeres por no saber excitar a sus parejas. Pero con este medicamento eso cambió por completo y las mujeres se volvieron mucho más críticas sobre el rendimiento sexual de los hombres.

La píldora azul también ayudó a que la sociedad fuera mucho menos puritana y que hablara de sexo abiertamente. Sin duda fue toda una revolución encapsulada en una pastilla de 100 miligramos.

5 datos sobre el Viagra

1. En 1999, generó ingresos a Pfizer por más de 1000 millones de dólares. El año pasado duplicó esta cifra. En 2000, se hacían por semana 200.000 prescripciones de Viagra.

2. Desde que salió al mercado, en 1998, 40 millones de hombres alrededor del mundo han tomado la pastilla al menos una vez.

3. Es el medicamento más falsificado en todo el mundo, tanto así que Pfizer tiene todo un equipo de personas que vigilan y demandan estas estafas.

4. Pelé fue la imagen de Viagra en 2002 —aunque afirmó que nunca tomaba la pastilla— y su campaña fue tan efectiva que en Brasil tuvieron que retirar la publicidad, pues los jóvenes estaban abusando de la droga para intensificar su vida sexual.

5. Italia es el país donde más se vende. La cifra histórica es de unos 86 millones de pastillas en promedio, 12 por minuto.

Lea también: