1. Un solo testículo

El führer solo tenía un testículo. Este dato lo dio el médico alemán Johan Jambor, quien atendió a Hitler tras recibir un disparo en el abdomen en la Primera Guerra Mundial y tuvo que hacerle una amputación testicular.

(10 Cosas que seguro no sabía sobre el aguardiente)

2. Sangre judía

Aunque Hitler pasó a la historia por el exterminio de los judíos, es probable que tuviera un 25% de sangre judía. Su abuela paterna, Maria Schicklgruber, fue empleada del servicio de un judío rico cuando quedó embarazada. En el pueblo se rumoró que su jefe era el padre de su hijo Alois, el papá del führer.

3. Se suicidaron por él

Las dos mujeres de su vida se suicidaron por él. Todos sabe quién era Eva Braun, pero no fue la única: Geli Raubal, hija de su media hermana, fue su obsesión durante los años veinte. Una vez un hombre le coqueteó y Hitler, descontrolado, la humilló y le prohibió verlo. Ella encontró el revólver de él y se disparó.

4. Estuvo ciego

Durante la batalla del Somme, un ataque de gas mostaza lo dejó ciego durante varias semanas. Mientras se recuperaba, escuchó en la radio que Alemania había perdido la guerra. Según su libro Mein Kampf, ahí cambió su vida y se obsesionó por vengar esa derrota.

(Nairo secreto: 10 cosas que nadie sabía)

5. Nobel de Paz

Parece increíble, pero fue nominado al Nobel de Paz en 1939. Lo postuló E. G. C. Brandt, miembro del Parlamento sueco. Claro que Brandt no lo hacía en serio: era una protesta por la nominación para el mismo premio del entonces primer ministro británico Neville Chamberlain, a quien no consideraba apto para el premio.

6. Protegía a los animales

Aunque le importaban poco los humanos, en especial los judíos, con los animales pasaba lo contrario. Una ley de su mandato prohibía hervir langostas y cangrejos vivos para evitarles una muerte lenta. Los 20 minutos de agonía que tomaba morir en las cámaras de gas nunca le importaron.

(Lo que usted no sabía de John Williams (el de la música de Star Wars))

7. Hormonas femeninas

Un plan para acabar con la vida del líder nazi, o al menos con su poder, incluyó hormonas femeninas. La idea, que nunca se llevó a cabo, la tuvo un grupo de espías británicos que pretendía poner estrógeno en su comida para que Hitler se hiciera más dócil.

8. Otros gases

Tenía un problema severo con las flatulencias y diariamente tomaba 28 medicamentos para combatirlas.

9. Muela dulce

Podía comerse casi un kilo de chocolate al día (unas 30 chocolatinas Jet), al chocolate caliente le ponía crema chantilly, y el vino se lo tomaba con azúcar. Sorprende que aun así no fuera obeso.

(7 cosas que las aerolíneas pueden hacer con sus pasajeros)

10. Primer juguete sexual

Al dictador le preocupaba que sus soldados fueran a contagiarse de sífilis, por lo que mandó a hacerles muñecas inflables. Tenían ojos azules, pelo mono y cabían en un backpack. Unas 50 llegaron a ser fabricadas, pero la mayoría de los soldados se rehusó a usarlas.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.