Aunque parezca exagerado, para el fumador empedernido no hay argumentos, ni testimonios impactantes, ni ultimátum que valga a la hora de tomar la decisión de abandonar el vicio. Cualquier excusa siempre será válida para volver a dejarse seducir por sus ‘encantos’. Lo cierto es que, como una ‘panacea’, para muchos es indispensable después de cada comida, lleva el compás de un humeante café o tinto, es esencial como acompañante de un trago, como estimulante después del acto sexual, de consolador después de presentar un examen o simplemente de premio o de pausa activa luego de una hora de máxima concentración en la oficina, tiempo suficiente para retirarse -al lugar autorizado- y saborear uno de aquellos rubios.

Pero no son simples palabras. Personalidades de la historia, que han sido aguerridos fumadores, lo comprueban; es el caso de Winston Churchill, el ex primer ministro británico y premio Nobel de Literatura quien escribió, de puño y letra: “un fumador apasionado que lee una y otra vez informaciones sobre el peligro que conlleva el fumar para su propia salud, en la mayor parte de los casos, lo deja de hacer: no lee más”.

Así mismo, el padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, sostuvo que el fumar es un acto compensatorio para las personas cuya lactancia infantil no fue satisfactoria. Y esto lo concluyó luego de observar a fumadores como él que presentaban ese cuadro. Lo cierto es que su pasión por el cigarro le acarreó dos décadas de sufrimiento por un cáncer de mandíbula, que él supo sortear -de varias formas- sin dejar de lanzar esas ‘ráfagas’ humeantes de tabaco.

Pero sin ir más lejos, Ribeyro también enfatiza en su relato que siempre hay motivos para ‘echar humo’: “fumé no solo cuando preparaba un examen, sino cuando veía una película, cuando jugaba ajedrez, cuando abordaba a una guapa, cuando me paseaba solo por el malecón, cuando tenía un problema, cuando lo resolvía. Mis días estaban así recorridos por un tren de cigarrillos, que iba sucesivamente encendiendo y apagando y que tenían cada cual su propia significación y su propio valor”. 

Quizás usted sea uno de esos hombres que vienen intentando una lucha férrea en contra del cigarrillo y del humo; que han entregado hasta alma, cuerpo y sombrero, pero sin resultados alentadores o convincentes. Justamente, para personas como usted es que algunas empresas, como Philip Morris International (PMI), han dedicado años de investigación para crear otro tipo de productos que generan un nivel menor de químicos nocivos, cuando se comparan con los generados por el cigarrillo.

¡A dejar el cigarrillo!

De esta manera, luego de estudios exhaustivos y de una inversión cercana a los 4.500 millones de dólares surgió IQOS, un dispositivo electrónico que calienta el tabaco, en vez de quemarlo, con el que se busca alentar a aquellos fumadores adultos a cambiarse a alternativas, como IQOS, que no generan humo y se convierten en una novedad para todos aquellos que de otra manera seguirían fumando.

Este producto, creado por PMI, una de las mayores tabacaleras del mundo, actualmente pertenece a la lista de productos de Riesgo Reducido (RRP por sus siglas en inglés), que les ofrece la opción a varios fumadores adultos de conocer otras alternativas que representen un cambio positivo en sus vidas. De hecho, los expertos están de acuerdo con que la nicotina, si bien es adictiva, no es la principal causa de las enfermedades relacionadas con el hábito de fumar.

Para Carlos Guzmán, vicepresidente de Coltabaco, filial de PMI en Colombia, esta es una tendencia que cada día gana más adeptos. La gran diferencia con el cigarrillo es que este dispositivo – IQOS - permite calentar el tabaco, que contiene nicotina, pero sin generar humo, ni combustión. “Al no haber combustión, IQOS reduce en promedio un 90 por ciento de los niveles de químicos nocivos, en comparación con el humo del cigarrillo*. Sin duda, es una mejor alternativa para los fumadores adultos que no quieren o no pueden dejar de fumar, pero a la vez buscan una opción diferente y menos riesgosa que les entregue nicotina”.

Lo cierto es que IQOS ha ayudado a seis millones de fumadores adultos en la transición del cigarrillo a los productos libres de humo. “Lo interesante es que en promedio, entre el 70 y el 80 por ciento de los usuarios que adquieren el dispositivo dejan completamente de fumar cigarrillos; y la compañía proyecta que para el 2025, por lo menos 40 millones de fumadores adultos se habrán cambiado a estos dispositivos”, agrega Guzmán.

¿Cómo funciona?

Valga recalcar que IQOS no es un cigarrillo electrónico, como muchos quieren hacerlo entender, sino un dispositivo que calienta el tabaco, pero sin quemarlo. Por el contrario, los cigarrillos electrónicos calientan un líquido que contiene nicotina. IQOS calienta láminas de tabaco y genera un vapor que, como argumenta PMI, produce menos olor en el pelo, la ropa y las manos, en comparación con el humo del cigarrillo.

Este mecanismo es un aparato que viene con su propia batería, el contacto para cargarla, el botón de calentamiento y el cabezal para introducir la unidad de tabaco. Así mismo, adiciona el cargador y los accesorios de limpieza.

Se vale de un software específico y una lámina de platino y oro, que se encarga de calentar el tabaco, sin que pase de los 350 grados centígrados, como sí bien sucede con los cigarrillos, que pueden llegar a temperaturas superiores a los mil grados. 

¿Se puede introducir cualquier tabaco?

No. IQOS necesita una unidad de tabaco especializada – mejor conocida como HEETS - que ha sido diseñada de forma especial para este dispositivo, el cual se comercializa de forma independiente.

¿Cómo se carga?

Muy fácil, mediante un cargador de bolsillo de conexión USB, con el que se potencia la batería externa. Cuando ya está listo, hay que introducir la unidad de tabaco, luego se oprime el botón de calentado y se espera unos 20 segundos hasta que la luz indique que ya se puede empezar a usar.

Una vez todo esté en regla, el usuario lo puede usar.

¿Qué tipo de productos hay?

Luego de tres años de haber lanzado su primer dispositivo al mercado, Philip Morris International acaba de presentar dos nuevas versiones de IQOS, que responden a las sugerencias y necesidades de los usuarios y avanzan en la dirección de tener un mundo libre de humo.

Se trata de las versiones IQOS 3 y IQOS 3 MULTI, respaldados por una validación científica fuerte, mientras entregan un lenguaje de diseño elegante, con una textura suave y forma fluida.

Los dispositivos se ajustan de forma perfecta a la palma de la mano, y su interfaz de usuario –mucho más intuitiva- brinda facilidad para su uso. 

De igual forma, están disponibles en cuatro colores y pueden ser personalizados, de manera adicional, con más de 576 opciones y una amplia variedad de accesorios que se ajustan a los gustos de quien los utilice.

¿Qué tiene IQOS 3?

Esta es la evolución del modelo anterior, conocido como IQOS 2.4 Plus, cuenta con una tapa lateral de apertura actualizada que es más intuitiva y revela el Holder más compacto; en general, su diseño es incluso más elegante que su antecesor.

Dentro del soporte, la ubicación del dispositivo para recarga es ahora omnidireccional y se mantiene mediante un campo magnético en cualquier posición. También tiene un botón multifuncional con vibración suave que alerta al usuario cuándo el dispositivo está listo para ser usado y una iluminación discreta LED, visible a plena luz del día o en lugares oscuros.

Adicionalmente, la recarga es ahora 15 por ciento más rápida y la vida útil de la batería se duplicó, en comparación con la versión anterior. Sin dejar de mencionar que se puede sincronizar, a través de Bluetooth con la aplicación IQOS Connect (disponible para Android), para estar siempre al tanto del nivel de batería, el momento en que se debe limpiar el dispositivo y hasta saber en dónde se encuentra.

¿En qué sobresale IQOS 3 MULTI?

Se vale de un diseño más delgado que permite una portabilidad mejorada e integración a la vida diaria, además de atender la necesidad de usos consecutivos de los usuarios, quienes con este dispositivo podrán experimentar 10 usos continuos, sin necesidad de una recarga.

¿En dónde se pueden adquirir?

Los puntos de venta de IQOS están distribuidos en las ciudades principales del país y se pueden encontrar en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Bucaramanga e Ibagué. También los dispositivos se pueden adquirir por Rappi. Para encontrar la tienda IQOS más cercana o recibir más información, se puede llamar a la línea de servicio de atención al cliente 01-8000-1-8000-1 o ingresar a la página iqos.co.

* Promedio de las reducciones en las concentraciones de una amplia gama de químicos perjudiciales y potencialmente perjudiciales medidos en el aerosol de IQOS, en comparación con aquellos medidos en el humo de más de 1600 marcas de cigarrillos, en más de 40 países entre 2008 y 2017. Las recolecciones de aerosol y humo se realizaron bajo el régimen de consumo intensivo de Health Canada. Los cálculos de reducción no incluyen la nicotina.

Información importante: Esto no quiere decir que IQOS sea un producto libre de riesgo.

* Entre Coltabaco SAS y Grupo Semana, existen acuerdos comerciales a efectos de comunicar información factual y objetiva sobre innovación tecnológica del dispositivo electrónico IQOS.