En 2001, Tobie Hatfield, diseñador de Nike, hizo un viaje a Stanford para conocer a Vin Lanana, un reconocido entrenador de atletismo, con la intención de averiguar por qué sus atletas se habían vuelto tan exitosos. La respuesta fue sorpresiva: los atletas no usaban ningún tipo de zapatilla. Según Lanana, correr descalzo les brindaba varios beneficios a sus atletas, incluso sobre los que corrían con zapatos tradicionales de running. Sorprendido, por supuesto, Hatfield llevó este descubrimiento devuelta a la casa matriz de Nike, para investigar las implicaciones de esto.

Durante la investigación, en la que participaron 19 atletas, Hatfield encontró que, descalzo, el pie aterriza en un ángulo más gradual al suelo, los dedos se flexionan dando más agarre y apenas el talón tiene contacto con el suelo, se crea un balance de presión que progresivamente se dispersa a través de todos los músculos de la región metatarsiana hasta despegar nuevamente. Con los datos encontrados, el reto era crear un zapato que replicara estos movimientos naturales para optimizar los beneficios de correr descalzo pero con las ventajas que ofrece una zapatilla creada especialmente para correr.

El equipo encargado se enfocó en un desarrollo que diera la sensación de correr descalzo en el pasto. Para eso, el rango de movimiento tenía que ser mayor, por lo que se cortaron las entresuelas en pedazos hasta dar con la cantidad de cortes adecuados y mejorar la flexibilidad general del zapato. ¿El resultado? Nike desarrolló la línea Nike Free RN que hace que la zapatilla se ajuste al pie como una segunda piel.

Los nuevos Nike Free RN 3.0 y Nike Free RN 5.0

La mediasuela de este nuevo modelo es un 26% más flexible que la del modelo del año pasado, por lo que facilita la flexión del mediopié, la extensión de los dedos y el impulso del suelo sin restricciones, lo que permite ir en sintonía con el terreno y el movimiento del cuerpo. El material elástico de punto abierto de la parte superior se adapta al contorno del pie y aporta transpirabilidad.

La escala de Nike Free RN gradúa qué tan cerca a estar descalzo se siente un zapato. A menor número, más minimalista; a mayor número, más tradicional. Por lo que el Nike Free RN 3.0 brindará la sensación más fiel de lo que es correr descalzo. Aun así, el Nike Free RN 5.0 también está diseñado para un movimiento que se asemeja al de una pisada natural.

Disfrutar de esta innovación requiere de adaptarse lentamente, por lo que es importante asesorarse con los expertos de Nike para sacarle el máximo provecho a esta tecnología que vuelve mejores a los atletas, más rápidos y más fuertes.