El año es 1919, la ciudad es Florencia, Italia, y el personaje es un conde llamado Camilo Negroni, cuyo coctel favorito era el americano, una mezcla de Campari, vermú y soda. Un día, buscando darle un toque más potente, el conde le habría pedido a su bartender de confianza reemplazar la soda por gin, sin imaginar que esa pequeña variación se convertiría en uno de los imprescindibles de la coctelería mundial.

Es posible que si no lo ha probado, la primera vez que lo haga le parezca demasiado amargo, pero dele otra oportunidad, pues se trata de un gusto adquirido y, a fin de cuentas, si está a punto de cumplir 100 años por algo será. Con el tiempo, su refinado paladar lo encontrará equilibrado y refrescante, se lo aseguramos.

Aunque hay muchas variantes, aquí le presentamos la receta clásica que lleva gin, vermú rojo y Campari a partes iguales. El de la foto fue hecho por Fabián Pulido, bartender del bar Enano, y lleva una onza de vermú rojo, una onza de Campari y una onza de gin tradicional. Vierta los ingredientes en un vaso con hielos grandes, mezcle con una cuchara y sirva en un vaso old fashioned sobre una roca de hielo. Decórelo con piel de naranja.