El Refugio la Roca no es apto para quienes sufren de vértigo o poco les interesa la naturaleza y sus criaturas; pero absolutamente fascinante para los que buscan una experiencia excepcional y pasar algunos días levitando sobre el alucinante cañón del Chicamocha.

Si usted es fanático de la escalada, probablemente ya le sigue el paso a este ecohotel en la Mesa de los Santos, Santander. Si no, empiece a hacerlo, pues en pocos lugares de Colombia encontrará actividades al aire libre en un paisaje realmente extremo y en un hotel para recordar. Es como estar entre las nubes. Cada habitación está construida con una técnica ecosostenible y artesanal que busca aprovechar al máximo las líneas del paisaje y la vista privilegiada sobre montañas y farallones, así se logra que algunas se sientan literalmente suspendidas en el aire. Además, está ubicado a tan solo cincuenta metros de Rocas de la Mojarra, el parque natural de escalada deportiva más grande de Colombia, lo que hace que esta sea la actividad estrella del lugar, tanto para expertos como para principiantes. Pero si esto no es lo suyo, sí es el espacio perfecto para practicar trekking o trail running; explorar los agrestes alrededores en bicicleta; o para llevar todo más lejos lanzándose en parapente o paragliding.

Si se siente con ganas de hacer yoga, tiene una sala perfecta para esta práctica o hacerlo con vista al Chicamocha en alguna de sus plataformas de frente al infinito. Y si le suena seguir los pasos de la historia, este es un excelente punto de partida para recorrer el Camino Real que va desde la Mesa de los Santos a Barichara, o viceversa.

Una buena cerveza fría y una reconfortante comida lo esperan al final del día para darle la bienvenida a la noche, cuando las estrellas y el sonido del silencio serán su mejor compañía.

¿Así o mejor plan?