¿Quién determina esa categoría, qué se estudia para obtener este título, o qué hay que hacer para ganarse semejante etiqueta? 

Para empezar, podríamos decir que, si algo hemos aprendido con los años, es que la sabiduría no se improvisa porque ésta se obtiene con la experiencia de la vida. 

Que los que saben de licores, por ejemplo, saben que en materia de rones el Ron Viejo de Caldas es de los mejores. Los que saben de maderas identifican el olor del Roble Blanco Colombiano a leguas, los que saben de aguas manantiales añoran la riqueza de las fuentes hídricas provenientes del Nevado del Ruiz; y los que saben de añejamiento entienden que a mayor altura, menor evaporación del alcohol. 

Pero y los demás… ¿Qué nos pueden enseñar?

Nos pusimos en la tarea de descubrirlo; nos montamos en una van con un viajero, un cineasta y un fotógrafo BUSCANDO A LOS QUE SABEN. Hasta entonces, hemos recorrido más de 100.000km y hemos aprendido sobre más de 20 oficios. 

Hemos sido el Mahoma que ha ido a la montaña persiguiendo la sabiduría y el que ha llegado a Roma preguntando; pues llegamos hasta rincones que ni siquiera aparecen en Waze para descubrir saberes que tampoco están en Wikipedia. 

Por ejemplo, la pesca artesanal con cometas, (Lea aquí sobre las cometas de agosto como instrumentos de pesca www.losquesaben.com), el secreto de las palenqueras, la joyería momposina o la vida de las personas detrás de las silletas antioqueñas. 

Hemos creado una ruta que hace homenaje a muchos oficios, pero a un solo título: el de “sabedores”, personas que saben de un arte, de una tradición y por supuesto de un ron. El Ron, de los que saben. 

Siga usted también la ruta completa en www.losquesaben.com y cambie su guía de viajes. Pero si todavía no tiene planeado salir, atrévase a vivir esta experiencia en realidad aumentada: Descárguese la app RONVIEJODECALDAS, escanee la etiqueta de la botella de RVC tradicional y móntese con nosotros en el bus de #LosQueSaben.