Como si se tratara de J.A.R.V.I.S, el asistente personal de Tony Stark, tener un hogar conectado resulta ser un alivio para muchos. Un ecosistema en el que todos los dispositivos pueden ser controlados remotamente facilita, no solo su uso, sino su mantenimiento, monitoreo y, en general, la vida de quien lo utiliza.

Para el escritor argentino Leandro Zanoni, en su libro Futuro Inteligente, “varias de las actividades que habitualmente desarrollábamos afuera, como el trabajo, el cuidado de la salud, la actividad física, entretenimientos (cine, juegos de consola), interactuar con otras personas, comprar objetos, pagar servicios y educarnos, ahora suceden dentro de la casa”.

Y es que no hay que ir muy lejos para darse cuenta de que los hogares modernos están diseñados para suplir todas las necesidades del ser humano. Por ejemplo, antes, para jugar un videojuego tocaba salir y buscar algún establecimiento que prestara ese servicio. Ahora, existen dispositivos que te permiten incluso hacer parte del juego, a través de realidad virtual.

En el mismo texto de Zanoni descansa una de las citas más premonitorias que podemos encontrar. Hace un par de años, el escritor viajó a Alemania a cubrir la IFA, una de las ferias de tecnología más importantes del mundo. Allí, el entonces CEO de Samsung, Boo-Keun Yoon, dijo ante cientos de personas que: “la tecnología jugará sin dudas un rol importantísimo en la construcción del hogar del futuro. Esta nos permitirá más flexibilidad en el trabajo, el estudio y la vida en el hogar. También nos servirá de protección y hará nuestras vidas más confortables y disfrutables. También tendremos un hogar más sensible a nuestras necesidades”.

Las palabras de Yoon son hoy una realidad. Por ejemplo, la línea Connected Living de Samsung tiene una serie de electrodomésticos inteligentes dentro de su catálogo. Estos dispositivos, entre los que se encuentran celulares, lavadoras, neveras, televisores y barras de sonido, pueden ser controlados desde la palma de su mano con la aplicación SmartThings.

Digamos que usted planea una cena romántica. Quiere sorprender a su pareja y no tiene el tiempo suficiente para que todo esté listo. Tiene que pasar por la tienda y comprar el vino y la comida para poder prepararla antes de que sea la hora. También debe cambiarse de atuendo, escoger la música y el ambiente. Son tantas cosas, ¿por dónde empezar?

Saque su Galaxy S10+, revise en tiempo real qué hay y qué no hay en su nevera con su aplicación SmartThings, una vez resuelta esa duda, ponga a lavar y secar la ropa con solo un clic para que todo esté perfecto en el momento en el que llegue a casa.

¿Olvidó algo de la receta? Fácil, conecte su Family Hub a internet y busque el plato que desea preparar. Si algo sale mal también puede pedir un domicilio desde la puerta de su nevera.

Ya está la cena, también la ropa, ahora encienda su barra de sonido y elija la música que quiere que acompañe la velada, controle el volumen desde su celular para que no tenga que levantarse de la mesa en ningún momento. ¿Listo? Encienda su televisor y escoja la película que será la cereza del pastel.

También puede revisar el estado de cada uno de los electrodomésticos que tenga conectados para saber si algo no anda bien.

Olvídese de tener que desbaratar la lavadora para encontrar el problema, tener que llamar a un técnico que tampoco sabe o perder todo un fin de semana en el asunto. Solo saque su celular y revise bien qué está sucediendo a través de un diagnóstico de primer nivel.

Un hogar conectado es un hogar que responde a sus necesidades, que es capaz de ser customizado de tal manera que todo lo que necesite está disponible en su bolsillo. Aproveche que el futuro es ya y déjese sorprender todos los días por su propia casa.