Karen, quien antes había sido portada del número 20 de la revista, confesó que nunca había hecho una sesión de este tipo, “fue muy divertido e interesante ver la capacidad de cada uno para ingeniarse la manera de ser recursivos y originales”.

Higuera se deleitó con su clase, su piel maravillosa, sus admirables proporciones y la fuerza de su mirada; Duque le dio un toque de misterio a quien llamó “la mujer perfecta”, y Vélez se empeñó en resaltar su sensualidad. La cartagenera estaba en pleno proceso de reconciliación con su esposo, el cantante Juanes, con quien ya tenía dos hijas: Paloma y Luna.