Foto: Getty Images

Turismo

¿Se hospedaría? Los hoteles de lujo que alguna vez fueron cárceles

Por: SoHo

Existe una gran variedad de lugares para quedarse, pero estas cárceles que ahora son hotel, son otro nivel.

Cuando queremos salir de viaje para conocer otra gastronomía y cultura, siempre intentamos quedarnos en un buen lugar, que además de comodidad, nos brinde hospitalidad, confianza y hasta tenga historia.

Entre la gran variedad de destinos que hay hospedarnos, encontramos desde hostales, hoteles simples, hasta hoteles de lujo, algunos que guardan historias y curiosidades.

Los hoteles de lujo que alguna vez fueron cárceles

Es el caso de los siguientes hoteles que le queremos mostrar, que pasaron de retener a peligrosos criminales, a ser un hotel de lujo, que brinda las mayores experiencias de sus visitantes.

Het Arresthuis, (‘La Casa del Juicio’)

En el siglo XIX sirvió como cárcel de máxima seguridad en Roermond, pero tras 150 años prestando servicio para retener a temidos delincuentes, en el 2011 se convirtió en todo un hotel de lujo.

Esto fue idea de un grupo hotelero holandés, que tras el oscuro pasado del lugar, lograron darle vida y cambiaron su objetivo, de cárcel permanente, a un lugar de paso para turistas.

Es así que ‘La Casa del Juicio’ se convirtió en el destino ideal para descanso, que, además, ofrece servicio gastronómico de primera y una buena atención de parte de sus empleados.

Cárcel de San Diego, Cartagena

La antigua cárcel de mujeres, ubicada en el Centro Histórico de Cartagena, dejará atrás su historia como reclusorio, para convertirse en una extensión del lujoso Bastión Luxury Hotel.

Tras 120 de albergar a mujeres penadas, ahora este emblemático sitio será escenario para ampliación del prestigioso hotel, brindado así hospitalidad y experiencia a sus visitantes.

En su remodelación, se sabe que adecuaran suites de lujo, habitaciones dobles y habitaciones connecting, restaurantes y bares, áreas de terraza, piscina, jacuzzis, gimnasio, spa, entre otros espacios para que los turistas puedan disfrutan en su hospedaje.

“Con los predios de la desaparecida cárcel, esta cadena busca ser más competitiva en servicios y con mayor número de habitaciones en el Centro Histórico de Cartagena, que se sumaran a las ya 51 habitaciones con que ya cuenta, para un total de 138 unidades”, recalcan los responsables de la remodelación por medio de un comunicado de prensa.

Liberty Hotel, antiguamente la Cárcel de Charles Street, Boston

Se trata de un antiguo edificio, construido en 1851, que funcionó como una prisión, que mantuvo detrás de las rejas a los criminales más temidos hasta 1990.

Tras su oscuro pasado, hoy en día es un lujoso hotel que cuenta con 298 habitaciones diseñadas con acabados de lujo, que incluso es considerado como toda una joya histórica y arquitectónica.

Lo más curioso, es que este hotel aún conserva los calabozos en los que eran castigados los reclusos, solo que ahora funcionan para organizar las cenas más románticas e íntimas.

Cárcel de Malmaison, Oxford

El hotel Malmaison Oxford, fue construido en un edificio que hasta 1996 albergó la Prisión de Oxford.

Se trata de un castillo medieval, específicamente del siglo XI, que tras cerrar sus puertas como una cárcel, ahora es todo un hotel boutique. Otro de los detalles que gusta a sus visitantes, es que conserva los muros originales del castillo y varios elementos de la prisión, por lo que hace que la experiencia sea más inmersiva.

Podemos encontrar 95 habitaciones, que se dividen entre suites con grandes lujos, así como habitaciones menos ostentosas.

Hotel Langholmen, Suecia

Ubicado en Estocolmo, podemos encontrar esta prisión que hasta 1975 funcionó como reclusorio, pero que hoy en día es todo un glamuroso hotel.

Desde 1989 sus visitantes pueden hospedarse en este destino, que se encuentra rodeado de naturaleza y en el que podemos adéntranos en su historia, gracias al museo que también alberga.

turismoHoteles