Este artículo hace parte de la última edición de la revista SoHo

Es viernes en Bogotá. Desde la barra del bar Llorente, en el barrio Quinta Camacho, veo a la mayoría de la gente con un vodka en la mano y frente a sus posibles parejas, tal vez producto de las búsquedas y coincidencias de la semana. Quienes aún están solos y miran el celular todo el tiempo, conjugan los nuevos verbos: tindering, happing o, tal vez, bumbling, que significa usar Bumble, la aplicación diseñada para mujeres que se arriesgan a tomar la iniciativa. Seguro esa noche no faltará la que conozca a más de un prospecto.

Todos se ven tan atractivos y seguros, que cualquiera pensaría que lograr un encuentro por medio de una aplicación es fácil. Pero en este juego se deben mover bien las fichas, y para ganar siempre es útil conocer las reglas. Contrario a lo que se cree, el estudio de las universidades de Glasgow y Stirling reveló que las personas menos deseables son quienes se esfuerzan por hablar de sexo.

En cambio, los apasionados por las actividades al aire libre, como escalar o esquiar, encuentran más me gusta en sus cuentas. Por otro lado, entre los 25 perfiles que la gente usa para describirse, los más llamativos dejaron al descubierto un buen sentido del humor, habilidades musicales o artísticas, pasatiempos bien definidos, y, ojo, la ausencia de hijos. Los padres pierden puntos porque, según la mayoría de los encuestados, sus hijos les quitan dinero y tiempo, aspectos valiosos a la hora de conquistar y entablar una relación.

OkCupid Aquí puede compartir sus historias, pero debe ser claro con su orientación política, religión, aficiones y gustos sexuales.

OkCupid Aquí puede compartir sus historias, pero debe ser claro con su orientación política, religión, aficiones y gustos sexuales.

Sin ir tan lejos, algunos colombianos coinciden con lo establecido por el estudio escocés, basado en 8000 anuncios de citas en línea, que luego fueron calificados por 100 voluntarios. Antonella, una bogotana que viaja con frecuencia fuera del país y acude a Tinder en distintas partes del mundo, confiesa que no le gustan los hombres que posan como modelos. Prefiere a los que aparecen en fotos grupales, o con sus mascotas, y si tienen escritos chistosos en su biografía, mucho mejor. Siempre le da confianza que el tipo en cuestión tenga el enlace de la aplicación de citas a su Instagram, porque así puede confirmar que es real y no un perfil falso. Y claro, antes de darle “me gusta” a alguien, primero se fija si tienen contactos en común.

Boompi No solo hay que gustarle a la chica, también a sus amigas. Ellas pueden agregarlas a la conversación y comentarlo todo sin que usted se entere.

Y si se trata de saber datos de la contraparte, Pablo, de Cali, cuenta que la mayoría de sus amigos utilizan las aplicaciones de citas. De ellos aprendió que para tener éxito debe seguir ciertos comportamientos, como no responder los mensajes demasiado rápido, nunca enviar más de dos notas antes de que le contesten, y dar los me gusta apropiados, nunca excederse. “Si no se hace de esta manera, es posible aparecer como un freak stalker tipo Joe Goldberg, el protagonista de You, la serie de Netflix”. Lo dice sonriente este experto que no teme aceptar que sigue un libreto en el que es importante, incluso, la hora en la que se busca la cita. “Cuando alguien da un me gusta o escribe después de la media noche, es fijo que solo quiere tener sexo”, comenta con seguridad.

A todo lo anterior se suma el léxico. El estudio señaló que utilizar ciertas palabras, como “nice”, baja las posibilidades de conexión a cero. Se evidenció también que los hombres prefieren las relaciones cortas, sin compromiso y que están abiertos a tener más de una pareja. Eso lo sabe bien Camilo, de 36 años, quien vive en Nueva York, y ha conectado con gente que busca un encuentro de una noche y ya.

Happn  Esta aplicación le recomienda los perfiles de los usuarios que se crucen por su camino en un radio de hasta 250 metros.      

Pero las búsquedas de la media naranja a través del celular no son tan disímiles de las que antes se hacían a través de amigos mutuos, en fiestas o reuniones familiares. Los investigadores destacaron que por lo general las personas escogen a alguien que tenga un perfil similar, eso es obvio. Que los hombres tienden a llamar la atención con sus logros académicos, mientras las mujeres se muestran más honestas y protectoras, sobre todo de los animales.

Match.com Puede usar mensajes por texto o el correo electrónico privado. Más de 20.000 heterosexuales, gais y lesbianas se inscriben diariamente.

Y que hablar de comida, salud, familia y amigos se asocia positivamente, pero solo en los perfiles femeninos. Según las conclusiones de la investigación, hay una desconexión entre lo que los usuarios quieren proyectar y lo que los demás califican como atractivo. Por ejemplo, los gustos físicos siempre serán subjetivos, así las redes sociales y la publicidad se empeñen en imponer prototipos de belleza.

Grindr Es la red social móvil número uno del mundo para conectar chicos gay y bi.

El sábado, desayunábamos con una amiga fotógrafa que andaba pegada a la pantalla de su celular. Mientras pasaba imágenes hacia la izquierda, se quejaba de que ya no había nadie interesante en Tinder, y que casi todas las fotos estaban mal encuadradas y de baja calidad. “¡Además, no entiendo por qué suben selfies frente al espejo y sin camisa!”, completó Juanita, quien, como el resto de los entrevistados, me pidió que le cambiara el nombre. “Tal vez esos tipos que aparecen casi desnudos en sus perfiles también crean una identidad falsa”, remató.

Lo que sí es cierto es que nadie puede negar que estas posibilidades de encuentros (o matchs) han revolucionado, para bien o para mal, la forma de relacionarse. Según la página oficial de Tinder, plataforma que funciona en 190 países, ellos reciben dos billones de visitas por día, y logran un millón de citas por semana... Entonces, no pierda la esperanza, en algún lugar debe estar la suya.