Marburg virus
Marburg virus | Foto: Getty

Actualidad

Virus de Marburgo en Africa: ¿cuáles son los síntomas de esta enfermedad?

Por: SoHo

Un antiguo virus volvió a alertar recientemente por nuevos casos registrados. Así ataca este mortal virus.

Hace una semana en el continente africano se registraron nuevos casos de un antiguo virus y por el cual las autoridades sanitarias están en alerta por lo peligrosa que es la enfermedad que provoca. Según se ha reportado, son dos casos confirmados del virus, pero esos dos contagiados tuvieron contacto con más de 30 personas, lo que ha provocado que expertos en salud estén preocupados.

Se trata del virus de Mamburgo, el cual fue registrado por primera vez en 1967 en las ciudades de Marburgo y Frankfurt, en Alemania y en Belgrado, ubicada en Serbia. Aunque la enfermedad proviene naturalmente de los murciélagos de la fruta, el virus llegó a los humanos a través de los monos verdes africanos.

Conocido como virus de Marburg (EVM), pertenece a la familia de los Filoviridae, al igual que el ébola y es tan grave como esa última afección.

Por lo anterior, la OMS se ha mostrado preocupada debido al aumento de casos, ya que el virus es sumamente contagioso y los efectos que genera en los seres humanos son graves y hasta mortales. De acuerdo con la entidad sanitaria, el EVM es también conocido como la fiebre hemorrágica, ya que ese es el síntoma más destacado y alarmante.

¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad?

Aunque la fiebre sumado a las hemorragias son los síntomas más alarmantes del virus de Marburgo, no son los únicos. Tal como declara la Organización Mundial de la Salud, empieza con altas temperaturas, dolores de cabeza, dolores musculares, diarrea y demás.

“La EVM empieza bruscamente, con fiebre elevada, cefalea intensa y gran malestar, así como con frecuentes dolores musculares. Al tercer día pueden aparecer diarrea acuosa intensa, dolor y cólicos abdominales, náuseas y vómitos. La diarrea puede persistir una semana”, explica la OMS.

Otra de las características de la enfermedad es que después de los efectos anteriormente mencionados, en algunos contagiados se puede presentar el ‘aspecto fantasma’ debido al hundimiento de los ojos, la inexpresividad facial y el letargo extremo.

En los casos de mayor gravedad las hemorragias pueden ser constantes y según la OMS la sangre puede estar presente en “los vómitos y las heces suele acompañarse de hemorragia por la nariz, las encías y la vagina”. Sobre los casos mortales, que según expertos pueden llegar a ser hasta del 88 % de los casos, las hemorragias son en varios órganos.

La manera de contagiarse es tener contacto cercano con un infectado ya sea a través de la saliva, vomito, sangre o incluso con objetos que estén infectados por el contagiado como sábanas o ropa.

Para detectar el virus es necesario realizar, según la OMS: prueba de inmunoabsorción enzimática (ELISA); pruebas de detección de antígenos; prueba de seroneutralización; reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR); microscopía electrónica; y aislamiento del virus en un cultivo celular.

Por ahora, sobre los casos registrados en Ghana, las autoridades se encuentran monitoreando a los contagiados que están aislados al igual que a las personas con quienes hubo contacto. “Las autoridades sanitarias están investigando la situación sobre el terreno y preparándose para la respuesta a un posible brote”, mencionó la representante de la OMS en Ghana, Francis Kasolo.

VirusEnfermedad