Este break dorado era el auto "favorito" del Rey, quien lo condujo a lo largo de 112.000 km, entre ellos en su último gran trayecto entre Las Vegas y su residencia de Graceland, poco antes de su muerte, subrayó Dorotheum.

Construido en 1972, el vehículo fue personalizado y agrandado por la empresa American Sunroof Company, en una versión de la que solo hay un ejemplar. Tiene un lector de cintas de ocho pistas y está parcialmente decorado con oro fino. (Lea también: Visita al museo de Elvis)

Foto: Archivo particular

Amante de los autos y especialmente de los Cadillac, que compraba compulsivamente para regalar a sus allegados, Elvis lo había ofrecido al principio a su empresario, el "Coronel" Parker, pero éste se lo devolvió pues el cantante, que se había vuelto obeso, se lo pedía prestado con mucha frecuencia, según Dorotheum. (Lea también: El Rolls Royce único en el mundo)

El Cadillac, vendido por un coleccionista austriaco que lo compró en 2016, está valorado entre 100.000 y 200.000 euros por la casa de subasta. La venta está programada para el 20 de octubre en Salzburgo (oeste). Propuesto regularmente a la venta en los años 1990 y 2000, no encontró comprador que ofreciera más de 75.000 dólares (65.000 euros) por él, según el sitio especializado canadiense autofocus.ca.