36 mil dólares al mes (algo más de 108,5 millones de pesos) es lo que pagaría si tuviera una adicción al sexo, quisiera superarla y fuera millonario. Eso es lo que paga el actor Kevin Spacey en la clínica The Meadows, donde ingresó para someterse a un tratamiento que “le cure” de su incapacidad de controlarse.

(Test: Descubra si ha cometido actos de abuso)

Pero el actor, conocido por su gran interpretación como Frank Underwood en la famosa serie de Netflix House of Cards y, más recientemente, por las acusaciones contra él por acoso sexual, no está solo. De compañero de institución, de trastorno y de desembolso millonario tiene al exproductor Harvey Weinstein que también cumple penitencia -y no condena- por manosear y acosar sexualmente en el ámbito laboral a medio Hollywood, todas ellas mujeres.

Antes que ellos, la cínica The Meadows, en Arizona, ya había acogido como inquilinos a grandes estrellas estadounidense destruidos por sus escándalos sexuales, como el golfista Tiger Woods, u otras estrellas que acudieron para superar sus adicciones como las modelos Elle McPherson, Kate Moss y la cantante Selena Gómez.

El tratamiento costosísimo al que se someten Spacey y Weinstein se llama Gentle Path, que traducido es algo así como ‘sendero apacible o amable’. Dura 45 días, es exclusivo para hombres -28 en total- y consta de una combinación de terapia psicológica y psiquiátrica -según el caso- con clases de arte y paseos en caballo. Según la página oficial de la clínica, los pacientes, entre los que se incluyen, además de adictos al sexo, compulsivos sexuales y adictos a la pornografía, a las páginas sexuales en Internet y a las relaciones, están monitoreados las 24 horas al días. “Nuestro equipo de expertos ayuda al cliente a profundizar y curar las causas que le llevaron a esa adicción”, indican.

(¿Está tomando demasiado?)

Para los responsables del programa, el tratamiento para la adicción al sexo “no es una broma, ni divertido o relajante y menos una excusa para justificar un mal comportamiento”, recogen en su portal. Se trata de “una adicción muy real y un desorden que implica la misma falta de control y consecuencias devastadoras que cualquier otra adicción (alcohol, drogas, etc) y su tratamiento es igual de serio y complicado que el tratamiento contra las adiciones mencionadas”.

Pero, ¿qué significa ser adicto al sexo? Mientras que ciertos psicólogos y psiquiatras aseguran que no se puede hablar de adicción como tal, parecida a la que genera en el cerebro humano sustancias como la heroína o el alcohol, otros indican que va más allá de un simple desorden del comportamiento. De hecho, este tipo de afección todavía no está incluida en el manual de trastornos mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA).

Sin embargo, según un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, los escáneres cerebrales demuestran que a los hombres que padecen de supuesta adicción al sexo (o comportamiento sexual compulsivo), se les activan los mismos centros de recompensa en el cerebro que los que se ponen en funcionamientos en las personas adictas a las drogas. “Los adictos al sexo sufren de un gran malestar y dolor profundo producto de sus adicciones sexuales. Les puede llevar incluso a un dolor físico agudo. Se vuelve algo destructivo”, aseguró en una entrevista publicada en la página de The Meadows Alexandra Katehakis, una de las especialistas de la clínica.  

(¿Por qué echaron a un duro de Hollywood de su propio estudio?)

Pasos para saber si usted es un “adicto al sexo

La Universidad de California (UCLA) difundió una lista de criterios para diagnosticar este tipo de desorden publicada en la revista Journal of Sexual Medicine. Estos son algunas de las preguntas que debería hacerse. En caso de que alguna salga afirmativa

1. ¿Tiene impulsos sexuales de repente sin explicación alguna?

2. ¿Siente que cuanto eso le sucede no puede controlarlos?

3. ¿Siente que el sexo es el centro de su vida?

4. ¿Tiene pensamientos sexuales recurrentes sin importar el contexto?

5. ¿Se siente culpable cuando tiene un impulso sexual?

6. ¿Siente que pierde mucho tiempo de poder dedicárselo a su familia y al trabajo en actividades y pensamientos relacionados con el sexo?

7. ¿Quisiera parar esos impulsos pero siente que no puede?

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Un mal polvo según Mabel Moreno

    close
  • Viña Machado

    close
  • Mariana Rodríguez

    close
  • Patricia Castañeda

    close
  • Raya Grishina

    close
MÁS VIDEOS
PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.