Está claro que, gracias al cine, Marvel hizo de sus superhéroes los más populares del mundo, al punto que Iron Man (todavía no superamos tu pérdida), Capitán América, Thor, Pantera Negra, Doctor Strange y hasta Ant-Man (¿quién?) hoy brillan como verdaderas estrellas idolatradas por el público.

Sin embargo, curiosamente, uno de sus personajes más conocidos, de los primeros en aparecer en la gran pantalla por fuera del universo Marvel, tardó en despegar en su carrera cinematográfica. Nuestro querido Hombre Araña parece tener problemas de consistencia, quizás debido a que su “paternidad dividida”, entre Sony y Marvel, le generó conflictos de personalidad.

En las diez películas en que ha aparecido desde que Sam Raimi resucitó la franquicia a principios de siglo, incluidas las de la serie Avengers, el emproblemado Peter Parker ha tenido demasiados comienzos y rostros: Tobey Maguire, Andrew Garfield y Tom Holland, sin contar con la magnífica cinta animada Spider-Man: un nuevo universo (ganadora de un Óscar).

A propósito de la más reciente, Spider-Man: lejos de casa, una de las novedades de mitad de año, armamos el ranking de los filmes del ídolo a partir de la opinión de portales especializados y la nuestra.

8 El sorprendente Hombre Araña: la amenaza de Electro (2014)

Ni siquiera Jamie Foxx y su personaje llevado al lado oscuro por la confusión, logran sacar esta película de las profundidades. Tanto malo junto (Electro, Rhino y un duende verde en formación), más unos efectos especiales no muy elaborados y una trama inconsistente terminan por enredar tanto la historia, que hasta Sony se dio cuenta de que no era buena idea seguir con la saga. Lo más destacado: la muerte de Gwen Stacy. Lo peor: el traje del Hombre Araña (¡es horrible!).

7 El sorprendente Hombre Araña (2012)

Hay que aceptarlo, por mucho que nos gusten sus videos con Green Day, Maroon Five y hasta Avril Lavigne, al director Marc Webb no le fue muy bien con Spidey. A final, es posible que no sea su culpa, sino de Sony, que no encontraba la forma de conservar la franquicia tras la salida de Raimi y Tobey Maguire. Webb intentó una versión más natural y menos grandilocuente que, no obstante, se pasa de emocional y, a veces, de cómica. Es verdad que se convirtió en un éxito de taquilla y que amamos a Emma Stone, intérprete de Gwen Stacy, pero la cinta no logró convertir al trepamuros en un personaje icónico.

6 El Hombre Araña 3 (2007)

El cine es un negocio curioso. De la trilogía original, la más taquillera es, sin duda, la que tiene más problemas. Desde un guion que nunca termina de cerrar, con un Spider-Man atrapado en un traje alienígena que lo convierte en su peor enemigo, un Tobey Maguire que parece aburrido de seguir haciendo el mismo personaje (¿a quién se le ocurrió ponerlo a bailar?) y un Sam Raimi que, supimos después, no quería dirigir esa película, todo apuntaba a que terminara en un desastre. Por fortuna Thomas Haden Church hace un fabuloso Sandman.

5 Spider-Man (2002)

Es posible que haya mucho de nostalgia por haber sido la primera vez que nos encontramos con un Parker-Araña de carne y hueso y la primera película de superhéroes (desde Batman, de Tim Burton) que se convertía en un fenómeno. Ganó 100 millones de dólares en su primer fin de semana en cartelera en Estados Unidos. Comparada con los 350 millones de dólares de Avengers: Endgame la cifra parece un chiste, pero en aquella época fue un fenómeno que nos dejó cosas inolvidables: el beso al revés con Mary Jane y la reedición de una frase que seguimos repitiendo: “Con un gran poder viene una gran responsabilidad”.

4 Spider-Man: de regreso a casa (2017)

En serio, es como si Spidey hubiera llegado a casa por fin, y no solo porque Marvel recuperó los derechos del personaje. Como en la saga de James Bond, cada actor que lo ha encarnado tiene sus seguidores (bueno, todos menos George Lazenby), pero esa es otra serie. En últimas, nos confesamos fanáticos de Tom Holland, no hay otro Peter Parker. Maravilloso que el director Jon Watts y los escritores Jonathan Goldstein y John Francis Daley nos hayan ahorrado tener que ver, una vez más, la tragedia de la muerte del tío Ben y, en su lugar, nos dieran un vistazo de Tony Stark (alter ego de Iron Man) y a un maravilloso villano interpretado por Michael Keaton.

3 El Hombre Araña 2 (2004)

Lo mejor que hizo Sam Raimi en la trilogía original, con una de las escenas de acción mejor logradas en toda su carrera. La obra mostraba a un Peter Parker cansado de su alter ego, con superpoderes, que logró conectarse con los entonces jovencitos que llenaron las salas. Por su parte, Alfred Molina interpretó a un magnífico Doctor Octopus, en una historia que emociona y entretiene. Aún hoy, con todo el peso del tiempo, esta es una de las mejores películas de superhéroes de la historia, a pesar de la lamentable interpretación de James Franco como un nuevo Duende Verde.

2 Spider-Man: lejos de casa (2019)

Esto es Marvel en todo su esplendor. Holland, ya lo habíamos dicho, reitera que se queda con el disfraz de Spider-Man por un tiempo. Por su parte, el director Jon Watts logra una cinta entretenida, llena de acción, con maravillosos efectos y refrescantes momentos de humor que, sin embargo, no dejan olvidar que se trata, básicamente, de una cinta de aventuras con fantásticas escenas en locaciones europeas. Capítulo aparte merece Jake Gyllenhaal, quien demuestra que también se le dan bien los villanos. Tenemos Spidey para rato (eso esperamos).

1 Spider-Man: un nuevo universo (2018)

Que nos perdonen Holland, Maguire y Garfield, pero el mejor Hombre Araña del cine no es Peter Parker, sino Miles Morales (y Gwen Stacy y todos los Spider-Man de este nuevo universo). Este jovencito de origen afroamericano y puertorriqueño es la excusa perfecta para una película animada llena de referencias culturales, pero también repleta de vida, con unos dibujos maravillosos que nos mantienen con la boca abierta durante gran parte de la proyección. Además, su humor fantástico no riñe con la dosis de drama suficiente para volvernos solidarios con las aventuras de los protagonistas.