Hace rato que los videojuegos dejaron de ser un tema exclusivo de unos tipos que nunca salían de su casa ni tampoco veían el sol. Ahora, es una industria enorme que está creciendo mucho más que la del cine y que mueve cifras que da miedo. Para que se haga una idea: en lo que va del año, 2.300 millones de personas han jugado uno para una inversión total de 173.900 millones de dólares.

Pero bueno, no estamos acá para leer estadísticas, ¿cierto?  Si no se quiere quedar atrás —ni dejar de impresionar a las gamers— siga estos consejos:

  • Deje Tinder y pásese a Twitch. Una gamer, de verdad ni siquiera sabe qué es Tinder. Lo de ella es ver partidas en vivo y bien narradas. ¿Quiere quedar como un príncipe? En vez de presumir con que hace Crossfit —si es que en realidad hace— enséñele alguno de sus trucos. Ah, y nunca mire a la cámara, sea el indiferente que se sumerge en el juego que tiene en frente.
  • Todo se trata de estar muy bien equipado y, por si las dudas, me refiero al computador. Créame, ese sofisticado Mac Book Air que lo hace ver tan bien en Starbucks no le va a servir de nada. Vaya a Unilago —o al centro de tecnología de su ciudad— y búsquese un Asus Republic Of Gamers Zephyrus con un procesador de Core i7 de séptima generación, 8 Gigas en su GPU y 24 Gigas de RAM. Otra opción es una MSI GE73 con tasa de refrigeración de 120 Hz y teclado RGB que demuestra que cuando se trata de potencia no hay nadie a su altura. ¿No entendió nada de lo que acaba de leer? Entonces estamos en serios problemas.
  • El plan del fin de semana no necesariamente tiene que ser —aunque también es válido— salir a tomarse unas copas de vino o ir a brunch. Ahora, consistirán en descargar Metal Gear Solid V desde Steam, salir a buscar periféricos, Funko Pops o quizás —y esto será de vida o muerte— cambiar su consola por la que ella tenga. Suena drástico, pero créame que se evitará un game over.
  • Ojo: no crea que porque ella es fanática de los juegos usted se puede echar a la perdición. Ella se pasa horas viendo los abdominales perfectos de los personajes de God of War, las habilidades acrobáticas y seductoras de Nathan Drake en Uncharted y la estilada agilidad de todos los personajes de Assasins Creed. Hasta Super Mario ha perdido kilos con los años. Si quiere que la acción vaya un poco más allá, olvídese de los pétalos en la cama y la champaña, quizás un cosplay de Storm Trooper o poner la banda sonora de Ready Player One sea lo más indicado para encender el ambiente. Que la fuerza lo acompañe en todo caso.

Siga estos consejos y verá como el contexto se amplía, después de todo vivimos en un mundo en el que “todos somos jugadores”.

 

¿Quién es Punto G(eek)?

*Bueno, hablar de mí mismo es bien complejo... Podemos decirlo así: Andrés Felipe Sánchez Cano, el que le configuraba la impresora a toda la familia, graduado de una universidad de ciencia ficción (Singularity U), colecciono tecnología de los ochenta y noventa. Publicista por vocación, entiendo el mundo en unos y ceros.