Celular en la cárcel

Bernardo ‘Ñoño’ Elías, uno de los congresistas más votados del país, fue capturado recientemente por estar involucrado en el escándalo de Odebrecht. Esta semana, el Ñoño fue trasladado del pabellón de la cárcel La Picota que compartía con otros dos implicados en el sonado caso de corrupción, a un patio de alta seguridad. Lo que llama la atención es que el exsenador envió una nota de voz quejándose de las condiciones en las que se encuentra recluido. ¿Cómo es posible que el Ñoño pueda enviar notas de voz? ¿Tiene celular en la cárcel? ¡Qué descaro!

La rebelión de Pinocho

Durante la décima Semana de la Bicicleta el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, presentaba las mejoras que les ha hecho a las ciclorrutas. Mientras lo hacía, un ciclista que pasaba por el lugar gritó “¡revocatoria!”. Peñalosa, visiblemente molesto, respondió: “No se da cuenta de que es casi mi títere porque yo inventé todo eso que él está haciendo”, refiriéndose a que la ciclorruta fue un proyecto de su primera alcaldía. “Me da risa que dicen ‘revocatoria’ cuando son casi productos de mi invención, usando lo que yo me inventé, la rebelión de Pinocho”. ¿Cómo así, alcalde? ¿Entonces ningún ciudadano que use la ciclorruta puede estar en desacuerdo con usted?

Las tres excusas de Musa 

Desde el martes, el CTI de la Fiscalía anda buscando por cielo y tierra a Musa Besaile, senador de la República, para capturarlo por los delitos de peculado por apropiación y cohecho (para ser exactos, por haberle pagado 2000 millones de pesos a ex fiscal anticorrupción Gustavo Moreno para detener un proceso por parapolítica en su contra). Besaile lleva cuatro días prófugo y cada día da una excusa diferente para no presentarse ante la justicia. Primero dijo que estaba muy enfermo y después se declaró como un perseguido politico, para buscar amparo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Como si eso fuera poco, podría terminar demandando al Estado. ¡Salimos a deberle!

Arias prolonga, una vez más, su condena

Esta semana, después de que el juez de la Corte de Miami John O’Sullivan ordenó enviarlo a prisión y aprobó su extradición hacia Colombia por el caso de Agro Ingreso Seguro, el exministro repitió que fue un juicio injusto y que iba a apelar. Su primera defensa fue decir que el tratado de extradición entre los dos países no estaba vigente. Si bien a finales de los ochenta se cayó el tratado y no se firmó uno nuevo, durante los ocho años del gobierno del expresidente Álvaro Uribe se extraditaron más de 1100 colombianos a Estados Unidos. El punto es que al apelar su extradición se puede demorar unos dos años más.

El monstruo de tentáculos

“No sé por qué me pintan como un monstruo lleno de tentáculos”. Con esa frase pronunciada durante una entrevista en Blu Radio el pasado lunes, Leonidas Bustos, expresidente de la Corte Suprema de Justicia, provocó la indignación de la opinión pública. Además, culpó a la “totalmente cuestionable” prensa, según dijo, por la mala imagen que se ha proyectado sobre él. Bustos es investigado por su presunta participación en el carrusel de corrupción de la justicia y fue señalado por el ex fiscal anticorrupción Gustavo Moreno como uno de los principales beneficiarios de una empresa criminal instalada en la Rama Judicial que pedía dinero a cambio de favorecer a los investigados en sus procesos. También lo incriminan algunos audios en poder de las autoridades y la declaración de Musa Besaile.