“Oh Susie Q, me gusta la forma en que caminas, me gusta como hablas. Bien, dime que será cierto, y nunca me dejes triste, Oh Susie Q” (Dale Hawkins. 1957)

Cuando Dale Hawkins compuso en los años cincuentas en pleno furor del rockabilly, la canción "Susie Q", jamas imagino que este ritmo cadencioso inspiraría a más de un artista y se convertiría en el legado de una época: Elvis Presley y los Rolling Stones, cayeron a sus pies interpretándola como un tributo, y hoy, es una mujer quien la convoca e infunde vida como imagen.

Y es que Susie Q es una mujer desbordante, de aquellas que nadie puede dejar de mirar y mucho menos olvidar. Tal vez por esta razón, la ilustradora Julie Shalit decidió inspirarse en su mito, y en cada uno de los hombres que la amaron mediante la música, para convertir las líneas en gestos, los trazos en volumen y el dibujo en cuerpo lascivo de mujer.

Las ilustraciones de Suzie Q son carnales, abiertamente sexuales, sin prejuicios ni adornos, potentes, cuerpos dispuestos y a la vez inalcanzables, seguros de su propio placer y de su feminidad. Sus imagenes habitan todo tiempo, los recuerdos, el presente, y los anhelos de una sexualidad avida de todo tipo de experiencia. 

Suzie Q es una oda a la seducción ilustrada, a la femme fatal que todo hombre desea y que toda mujer lleva dentro.  

Sígala en Instagram @suzieq_illustratrice

Lea también: