Hoy, entre palmas, lágrimas y abrazos, Gianluigi Buffon fue sustituido al minuto 60 de su último partido vistiendo la camiseta de la Vecchia Signora. Y es que no es para menos, 17 años en el club, más de 600 encuentros jugados, 19 títulos locales, 301 partidos sin recibir gol y millones de atajadas, hacen de Gigi una leyenda viviente y una de los máximos ídolos del club turinés.

Cuánta falta vas a hacer Buffon… no podes irte sin antes saber que personificaste las ilusiones y sueños de toda una generación que creció viéndote volar bajo los tres palos, llegar a ángulos imposibles para cualquier otro humano, atrapar el balón y salvaguardarlo entre tus brazos como si fuera tu propio hijo. Todos quisimos ser alguna vez como vos, ponernos unos guantes y esperar a que nos crecieran alas para alcanzar cada pelota disparada por los amigos del barrio.

El último partido de Buffon con la Juventus contra el Hellas Verona FC. Mayo 2018

En la última fecha de la Serie A, los jugadores rivales del Hellas-Verona manifestaron su respeto y agradecimiento a Gigi rindiéndole un sentido homenaje y colmando el Juventus Stadium de aplausos; Buffon dejó una huella imborrable como uno de los mejores porteros de la historia de este deporte. No es un secreto que miles de veces te paraste sin temor frente a algunos de los mejores delanteros, quiénes osaron adentrarse en tus 16 con 50 dejando regados a tus defensas y desafiándote a un duelo mano a mano, del cual muchas veces saliste vencedor.

Despedida de los hinchas bianconeros. Allianz Stadium. Mayo 2018

Gianluigi Buffon es vivo ejemplo de perseverancia, constancia, trabajo y dedicación, pocos futbolistas logran llegar a lo más alto y mantenerse, Gigi lo hizo por casi dos décadas. A los 13 años el italiano decidió dejar de lado la posición de mediocampista y se puso los guantes embarcándose en un proyecto misterioso que hoy, 27 años después, está llegando a su fin.

Sus inicios en la Juve en el 2002, junto a otros grandes como Pavel Nedved y David Trezeguet

Inconmensurable es la lista de cualidades, valores y virtudes que permiten describir a Buffon, como deportista y persona, sin embargo, no podemos dejar de mencionar el sentido de pertenencia, el “amor por los colores ” que hacen resaltar al guardameta de una larga lista de grandes futbolistas que engalanan los estadios en la actualidad. Y es que desde su llegada en 2001 a Turín lo dio todo en cada partido, en cada balón jugado, que sonrió, sufrió y lloró con sus compañeros. Uno de los tragos más amargos fue el descender a la Serie B en el 2006, sin embargo, a diferencia de muchos otros, Buffon se quedó y se fortaleció convirtiéndose en uno de los pilares centrales de la reedificación del club; un buen capitán jamás abandona el barco.

Gianluigi Buffon arquero de la selección italiana. 2001

Gigi es también un símbolo nacional, jugó 176 encuentros con la selección italiana, fue a 4 mundiales entre los cuales destacamos el de Alemania en 2006 donde consiguió levantar la copa. Vistiendo la camiseta azzurra hizo parte de varias generaciones, viendo pasar grandes figuras de la talla de Roberto Baggio, Alessandro Del Piero y Francesco Totti entre muchas otras, logró consolidarse como el estandarte de un sistema defensivo casi impenetrable, utilizado por los italianos desde hace ya varias décadas. Sin embargo, Gigi también pasó malos ratos con su selección, precisamente se quedó por fuera del mundial de Rusia que se avecina en Junio de este año. La escuadra italiana cayó eliminada en la repesca frente a Suecia; Buffon, entre llantos, no hizo más que ofrecer disculpas a su afición cuando lo entrevistaron al terminar el partido, y es que clasificar a este mundial, y por qué no, ganarlo, era una de las metas por alcanzar en esta etapa final de su carrera.

La controvertida final Italia Vs. Francia en la Copa Mundial FIFA del 2006. Buffon y Zidane luego de la expulsión.

La imagen del capitán, eso es Buffon, un líder dentro y fuera de la cancha, capaz de llevar todo el equipo a cuestas, de resguardar a sus compañeros y respaldarlos frente a las presiones externas que envenenan al fútbol. Su carácter y energía invadía a sus compañeros y a todos los espectadores que cada domingo inundaban las tribunas del Juventus Stadium para verlo atajar.

No nos podemos ir sin antes decirte Gianluigi, que todos hubiésemos querido que levantaras la esquiva Champions League. Hoy te vas físicamente de la Juventus de Turín, pero quedarás estampado en cada camiseta, en cada trofeo, en cada mural y pancarta colgada en el cuarto de cualquier niño en cualquier lugar del mundo, pero sobre todo quedarás en nuestras mentes y nuestros corazones, gracias a ti y gracias al fútbol, porque felices fuimos viéndote jugar, hasta siempre, Gianluigi Buffon.

 * Juan David Lozano estudia Ciencias y Técnicas del Deporte en Lyon, Francia, es Técnico del equipo Cascol Football en la Categoría Sub 9.

Lea también: