María Lucía Banker, columnista invitada de SoHo
María Lucía Banker, columnista invitada de SoHo | Foto: SoHo

Opinión

El ABC del orgasmo femenino

Por: María Lucía Banker

La mayoría de las mujeres pueden llegar a un orgasmo fácilmente masturbándose ellas mismas. Sin embargo, ¿por qué suelen fingirlo con sus compañeros? La respuesta está en la punta de sus dedos.

Parecería un cuento del pasado, en la era en que la mujer era reprimida por sus deseos sexuales y debía guardar su virginidad para ser digna de un esposo. Sin embargo, en pleno siglo 21, un mundo en el que ya inventamos carros que pueden volar, aun cuando prolifera el término “liberación sexual” y “liberación femenina”, la mayoría de las mujeres no pueden llegar al orgasmo cuando están en la cama con un hombre. Los caballeros que me leen estarán ingenuamente pensando “menos mal eso no me pasa a mí”. Lamento sacarlos de ese “cuento de hadas” que tanto hombres como mujeres hemos creado para sentirnos en el mismo bando.

La cruda realidad: la gran mayoría de las mujeres siguen fingiendo y no pueden llegar fácilmente al orgasmo con su compañero. Señores hemos olvidado lo más importante de la liberación sexual para ambos sexos: el placer de complacer y ser complacido por el otro.

El orgasmo femenino y el reino del placer sigue siendo un misterio, tanto para el hombre como para nosotras. En un mundo donde estamos bombardeados de información por medio de las redes, el “dios Google” y la internet, aún pareciera que no podemos descifrar el código que encierra el mundo femenino. Usted se estará preguntando si esto es lo suficientemente relevante como para abandonar la falsa creencia de ser “mr. dios en la cama”. Quizás quiera considerar entonces lo siguiente:

• El órgano sexual femenino más amplio y con mayor potencial de placer ilimitado no es el clítoris, sino la piel. Piénselo: si toda la piel de la mujer es orgásmica, qué estamos haciendo al concentrarnos solo en el famoso ‘Punto G’ o en el clítoris?

• Aún en estos tiempos, hay un 40% de las mujeres que dicen nunca haber sentido o saber lo que es un orgasmo. Y esto es sólo las que se atreven a hablar por no “quedarse por fuera” de la ‘media’.

• Si consulta los textos de sexualidad tradicional, encontrará máximo 5 o 6 tipos de orgasmos femeninos. Si hace una breve encuesta entre sus amigas, quizás le digan que a “duras penas” conocen un solo tipo de orgasmo (y eso es cuando lo alcanzan… si es que lo alcanzan!)

• Y mi última perla, (prepárese para esta y asegúrese que esté sentado y con el cinturón bien puesto) ¿Está listo? Estamos a punto de derribar un millón de años de ignorancia en materia sexual tanto en hombres como en las mismas mujeres, así que tómeselo con calma. La verdad de a puño que estoy a punto de decirle tampoco aparece en los textos de sexualidad tradicional así que no se devane los sesos buscándolo en la nube. Esta verdad encierra las 9 claves para conquistar el imperio del placer femenino. ¡La mujer puede tener 9 tipo de orgasmos! Sí, yo sé que suena inverosímil, pero esta humilde servidora ha sido testigo de estos en mujeres que ni siquiera podían sentir.

Ahora que ya sabe el potencial infinito que yace en el cuerpo de la mujer, no es descabellado referirnos a ella como una diosa de placer apoteósica. El verdadero secreto para acceder a este misterio es aprender a abrirla como una flor y despertar esa diosa que está en cada una de nosotras.

Es el caso de Paula, una mujer increíblemente atractiva y con muchos pretendientes a sus 40. Después de un divorcio, dos hijos y deseosa de volver a sentirse deseada por un hombre, descubrió que no podía llegar el orgasmo sino era estimulada de cierta manera. Estaba frustrada porque no lograba sentir placer sino en una sola postura y de cierta forma. Cuando comencé a acompañarla, pude percibir que también tenía problemas para expresarse y su canal de comunicación no era asertivo. Le costaba decir “no” y solía ser complaciente con sus parejas para evitar que la relación se rompiera.

Esa conexión entre su comunicación y su bloqueo sexual mostraba la conexión que encierra el cuerpo de la mujer: todo en su mundo está conectado, a diferencia de la lógica lineal que suele tener el masculino. Una vez trabajamos la conexión entre su garganta y su centro sexual (su vagina), Paula comenzó a experimentar orgasmos que se esparcían por todo el cuerpo. El clímax dejó de ser un ‘punto localizado’ para convertirse en una gran oleada de éxtasis que recorría su cuerpo por horas.

La llave a este misterio se esconde en la vagina. No en vano es la portadora de la vida, del nacimiento de nuestra especie y el portal energético de creación más grande que nos podamos imaginar. Si “hackeamos” el código de la vagina, accedemos a las revelaciones del reino femenino.

A partir de hoy comenzamos esta extraordinaria serie “El ABC del orgasmo femenino”, una entrega de sabiduría universal que iré trayéndole semana a semana para que usted se convierta en ese dios sexual que siempre lo ha estado ‘llamando silenciosamente’.

Sobre mí

María Lucía Banker es experta en sexualidad transformativa, tantra y creadora del Método EROS™. El Método Energético para el Renacimiento Orgásmico del Ser busca apoyar el cambio radical y definitivo de quienes escuchan el llamado a recuperar su poder sexual y creativo, así como a sanar bloqueos, disfunciones y traumas.

Columna de opiniónOpiniónSexoOrgasmo en mujeresOrgasmo Femeninoorgasmo

Contenido Relacionado

Opinión

/ Por: María Lucía Banker

El ABC del orgasmo femenino

Opinión

/ Por: Cristian Torres Rodríguez

El anacronismo de la historia