El más reciente escándalo en el show Who is America?, que llevó al congresista Jason Spencer a renunciar a su cargo, recuerda el largo prontuario de humillaciones propinadas por Sacha Baron Cohen a senadores, directivos de agencias nacionales e influyentes figuras públicas como Matt Gaetz y Sarah Palin.
La selección de invitados nunca es gratuita. A partir de alguna coyuntura protagonizada por ellos, Cohen empieza a azuzarlos para que lleven al extremo su intolerancia, racismo o simple estupidez.


Buena parte del truco radica en el disfraz. Los personajes de Cohen llevan al extremo estereotipos políticamente incorrectos. Sin embargo, es casi imposible descifrar al actor que los encarna. Son tan sorprendentes las transformaciones físicas como el hecho de que resulten tan convincentes esos clichés andantes de rapero árabe, supremacista blanco o fashionista afeminado. Aquí, algunas de las más brillantes salidas del azote de los políticos gringos.

Ali G

James Baker, secretario de Estado del gobierno de George Bush padre, y quien tuvo un papel decisivo en la guerra del Golfo, cae en el juego de intentar explicarle al rapero árabe que Irak e Irán son dos países distintos y que solo tuvo que ver con la invasión a uno de ellos.

Borat Sagdiyev

Borat: ¿Qué ?religión lleva al cielo?
?James Broadwater (candidato a la Cámara de Representantes de Misisipi): la Biblia cristiana dice que Jesucristo es el único camino hacia el cielo.?
B.: ¿Entonces los judíos van al cielo o al infierno??
J.B.: Bueno, tendría que decir que ellos van al infierno.

Brüno Gehard


El dos veces perdedor en contiendas presidenciales Ron Paul es reconocido por sus campañas de intolerancia. Durante una entrevista con el emperifollado Brüno Gehard, un problema técnico los obliga a trasladarse a un cuarto vecino donde los intentos de seducción del fashionista se estrellan contra las respuestas homofóbicas del congresista texano.

Dr. Nira Cain

No todos salen mal parados de los ataques de Cohen. A veces el juego es a la inversa. El director de la Asamblea Republicana de Utah, David Pyne, resultó bien librado de la incómoda entrevista en la que fue tratado como “amigo pedófilo” e invitado a ser coautor de un explícito libro infantil con escenas de sexo oral entre conejos.

Rick Sherman

Aunque el exconvicto y supremacista blanco Rick Sherman ha tenido pocas apariciones y su blanco no han sido políticos sino coleccionistas, DJ y críticos, él mismo representa un lado oscuro ?cada vez más tolerado? de la vida pública estadounidense. Es imperdible el sketch en el que logra que una dealer de arte le regale vello púbico para su colección personal. 

Billy Wayne Ruddick Jr.

El vocero de “la gente normal de América” es el más radical defensor de Donald Trump. En una entrevista con Corey Lewandowski, exdirector de campaña de Trump, le pregunta cómo alguien puede acusar al presidente de ser racista si accedió a mudarse a una Casa Blanca donde vivía un hombre negro. Lewandowski asiente ante cada disparate.

Lea también: