Seguro cuando usted ve esos hombres extremadamente delgados que suben las montañas más duras en bicicleta, se imagina que tienen una estricta dieta compuesta por esaladas y aguas aromáticas ¿no? (10 cosas que usted no sabía del Tour de Francia)

Debe saber que, en un solo día de competencia en el Tour de Francia, un ciclista promedio debe comer, por lo menos, 8290 calorías. Para que se haga una idea eso es como comerse cuatro bandejas paisas o diez merengones.

Pero esa cantidad de comida no sale de la nada. Un ciclista quema, por lo menos, 6.000 calorías al día. Mientras una persona promedio difícilmente supera las 2.500.

Por eso, el periodista noruego Nicolay Ramm se animó a probar la dieta de los campeones del Tour de Francia. Para ello, le pidió al cocinero del Sky Team, el chef Henrik Orre, que le preparara el menú real de los ciclistas.

Para comerse el desayuno, el periodista necesitó más de una hora. No era para menos pues tuvo que comer un plato de avena, omelet, tres sanduches, un batido de frutas, café, un plato de pasta, yogurt y jugo de naranja. (Lo que más le molesta a Nairo Quintana que diga la gente) 

Antes de empezar la carrera, los ciclistas deben aprovisionarse de un banano, una manzana, nueces, dos barras de energía, otra taza de café y mucha agua.

Durante la carrera, el menú está compuesto por: dos croissant de jamón y salami, dos latas de gaseosa, siete barras de cereal y dos barras energizantes. Aunque a usted le parezca delicioso podrá ver cómo el periodista empíeza a sufrir por semejante carga de comida. (11 apodos curiosos del ciclismo mundial)

Si quiere ver cómo termina este reto, no se puede perder el video completo.