Imágenes Relacionadas

Si por algo se destacaba Winston Churchill, además de su liderazgo, era por su impresionante capacidad oratoria. Por eso uno de los momentos relevantes de Las horas más oscuras muestra al ex primer ministro dando un discurso a los ingleses que ya daban por perdida la guerra contra la Alemania nazi. “Porque sin victoria no puede haber supervivencia”, dice, mientras sale entre aplausos, ocultando la angustia que le produce decidir entre negociar un tratado de paz con Hitler o mantenerse fiel a sus ideales y a la libertad de una nación.

Es claro que en el mundo del cine y las grandes producciones hay una tendencia a reconstruir los hechos de la Segunda Guerra Mundial. A mediados de 2017, Christopher Nolan revivió la batalla de Dunkerque con una espectacular producción; Jonathan Teplitzky, el mismo de Burning Man, dirigió la película Churchill, basada en la vida del ex primer ministro británico justo antes de dar vía libre al desembarco de Normandía. Incluso series, como The Crown, lo incluyeron para hablar de la historia de su país.

Ahora lo hace Joe Wright, el reconocido director de Orgullo y prejuicio. Pero esta no es una representación más: según dicen los críticos, la película muestra a un Winston Churchill menos heroico y más humano que, sin querer derribar al ícono británico, pretende demostrar que también cometió errores en su lucha contra la

Alemania de Hitler y los nazis. “Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor” es una de las frases más recordadas del ex primer ministro británico y Wright la plasma en su película sin dificultad.

Gary Oldman es el encargado de revivir al “León Británico” y, de acuerdo con las imágenes que se han conocido previas al estreno, el parecido es increíble. También hay una impresionante interpretación de la voz, pues muchos recuerdan la dificultad que tenía

Churchill para pronunciar la “s” y Oldman lo llevó a la película con total naturalidad. Su preparación duró un año en un proceso de cuatro fases que consistieron en una investigación a fondo, el trabajo de su voz, recorrer los lugares frecuentados por Churchill y la personificación a punta de maquillaje.

Sin embargo, hay comentarios que aseguran que Oldman mostró a un hombre totalmente débil y dependiente de su esposa, algo en lo que muchos difieren. Esto tiene que ver con el hecho de que el actor —al estudiar su psicología— notara que en privado no tenía la misma fuerza que expresaba en público. De todas formas, gracias a este papel, el británico es favorito a ser nominado a los Premios Óscar como mejor actor.

Escena tras escena, el espectador podrá experimentar la fuerza de los discursos de Churchill a través de Elizabeth Layton (Lily James), una mecanógrafa joven y tímida que debe escribir los pensamientos que él le dicta. Gracias a ello, es una de las primeras personas en enterarse de las difíciles decisiones que toma el mandatario en un momento histórico para el mundo. Sin duda Las horas más oscuras se convertirá en una película obligatoria para el repaso de la historia universal.

LOS PROTAGONISTAS

GARY OLDMAN

Cuando le ofrecieron el papel de Churchill, Oldman lo rechazó en un principio. No sabía qué le podía aportar a un rol que han interpretado otros con tanto éxito. Finalmente se animó cuando supo que no sería una biografía sino una película sobre las cinco semanas más difíciles del primer ministro. Además, quería trabajar con el director Joe Wright, recordado por el capítulo de Black Mirror, “Caída en picado”, uno de los más exitosos de la serie de Netflix.

OLDMAN COMO CHURCHILL

Gary Oldman pasó más de 200 horas en maquillaje sometiéndose a una transformación que requirió engordar con prótesis muy pesadas. Para prepararse para el papel leyó todos los libros y artículos sobre Churchill y estudió su psicología para no hacer un acento sobreactuado y poder interpretar sus discursos con más naturalidad. Ademas, conoció todos los lugares donde el primer ministro vivió y trabajó.

WINSTON CHURCHILL

La historia que contará esta película es sobre la angustia que sintió cuando asumió el cargo de primer ministro y no sabía qué hacer con los soldados británicos varados en Dunkerque durante la Segunda Guerra Mundial. Es considerado como uno de los líderes más importantes durante la guerra. También es recordado por ser un gran orador y por haberse ganado un Nobel de Literatura. Esta es la decimoquinta película que se hace sobre Churchill.

También debería leer: