Pentagram and burning candles. The magical ritual of Satanism, invocation of spirits, spiritualistic sessions.
Pentagram and burning candles. The magical ritual of Satanism, invocation of spirits, spiritualistic sessions. | Foto: Getty

Historias

24 de octubre de 2022

Halloween y satanismo: entre el prejuicio y la realidad

La reciente desaparición de un niño en Antioquia, que habría sido sacrificado en un ritual satánico por su propia familia, pone sobre la mesa las historias de aterradoras prácticas que se llevan a cabo en octubre y abre el debate sobre la libertad de culto.

En Colombia, al director de la Policía no le gusta el Halloween. De hecho, recientemente lo definió como “una fiesta a la hechicería, al paganismo”, que está asociada a lo que el general Sanabria llama “una estrategia satánica que induce a los niños al ocultismo”.

Al tiempo que el general daba estas declaraciones, en Antioquia ya estaba en desarrollo una historia macabra que pone las palabras de Sanabria en una dimensión más real que del prejuicio. La Fiscalía reveló que la desaparición del pequeño Maximiliano Cano, de 6 años, en el municipio de Remedios, tiene relación con un culto satánico que lideraría su padrastro, quien le hizo saber a la familia que el niño estaba supuestamente poseído por un espíritu maligno. La historia ha trascendido al punto que durante un allanamiento a la casa de la mamá, que había denunciado la desaparición, fueron encontrados objetos de santería, muñecos vudú, bebidas y libros de magia negra.

De acuerdo con Medicina Legal, hasta el año pasado el reporte de niños desaparecidos llegaba a 1579 y aunque no todos están asociados a la fiesta de Halloween, las autoridades sí extreman los cuidados y hacen llamados a la precaución durante esa celebración.

Torturas, rituales llenos de dolor, oscuridad y maldad, son las primeras imágenes que vienen a la mente de muchos cuando escuchan la palabra ‘satanismo’ y aunque genere miedo escuchar o pensar en ser parte de esta corriente, lo que se oculta detrás es algo que trasciende, pues en todos los casos no se refiere simplemente al mal o la entidad diabólica. Sin embargo, líderes y seguidores de rituales satánicos niegan tajantemente que durante ellos se produzcan sacrificios humanos.

El satanismo, según explican sus seguidores, ha adquirido varias connotaciones, siendo la religiosa la más conocida, pues hay quienes sí le rinden culto al diablo o a Lucifer y quienes lo hacen lo consideran un ente de libertad y rebeldía.

Aunque mucho se ha creído sobre el satanismo por lo que vemos en las películas o series en las que se muestra a este culto como algo peligroso y los cristianos consideran que quienes se hacen llamar ‘satanistas’ son personas criminales, los que defienden esta creencia creen que así como lo hace la canción “Fiesta Pagana de Mago de Oz”, el satanismo se enfoca en criticar las religiones que han sido impuestas y socialmente aceptadas por siglos.

Rituales satánicos
Rituales satánicos | Foto: Cortesía Alexander Carvajal

¿El Halloween y el satanismo deberían prohibirse?

Así como en el mundo, en Colombia sobre el satanismo no se tienen cifras exactas acerca de cuántas personas hacen parte o se identifican con estas creencias; sin embargo, según varios expertos, son miles de satanistas, pues están ocultos.

En el país, a pesar de que no hay claridad sobre dónde se reúnen los satanistas, estos eventos tienen lugar en cualquier casa como una reunión de amigos y de manera muy hermética.

No obstante, en Colombia el satanismo no es legal y no está cobijado por la libertad de culto. Así lo explica el exmagistrado de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández: “El artículo tercero de la ley 133 de 1994 establece que el Estado reconoce la diversidad de las creencias religiosas pero es importante tener en cuenta que de conformidad con el artículo quinto de la ley estatutaria no se incluye dentro del ámbito de aplicación las actividades relacionadas con el estudio y experimentación de los fenómenos psíquicos o parasicológicos, el satanismo, las prácticas mágicas o supersticiosas o espiritistas”.

Además, destaca que el satanismo no es una expresión religiosa por lo que no puede estar dentro de la libertad de culto. Sin embargo, aclaró con respecto al Halloween que este es otra visión independiente de cultura y no se relaciona con el satanismo, por lo que no se puede prohibir ni estigmatizar.

El Halloween como creencia del satanismo

El día de las brujas o el Halloween, es una de las festividades más antiguas del mundo y proviene de Europa donde los pueblos celtas creían que en esa noche del 31 de octubre terminaba el año y empezaba uno nuevo denominado Samhain, pero durante ese cambio de período en la Tierra podían circular todo tipo de espíritus y seres incluyendo demonios.

Sin embargo, para pedir épocas prosperas en esa noche era necesario hacer sacrificios por los cuales, según el American Folklife Center de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, los pueblos celtas se disfrazaban y celebraban alrededor de una hoguera.

Por siglos han existido distintos tipos de religiones que buscan tener la mayor cantidad de creyentes, no obstante, según el pastor Rojas, el origen de la religión tenía como objetivo fortalecer la relación con Dios.

“El tema de la estigmatización en cierta parte no es de ahora, viene desde la época de la quema de brujas cuando empezó a nacer la religión cristiana que quería dominar, tener todas las fuerzas de las masas en una sola creencia. Pero en sí una persona satanista es una persona que lucha por su ideología y por su filosofía”, explica Alexander Carvajal, líder de un culto satanista, quien agrega que lo que hacen ellos es opuesto al cristianismo porque “nunca juzgará a una persona ni la irrespetará por sus creencias” y mucho menos se las impondrá.

Sin embargo, según el teólogo, Lucifer como imagen del satanismo fue “creado de grado querubín, era el encargado de la protección de la creación de Dios y fue creado con mucha belleza como lo describen las sagradas escrituras y se intuye o se infiere, en un momento determinado de su existencia y de su labor, dice yo soy muy bello, soy muy hermoso, soy muy capaz, tengo mucho poder, me voy a equiparar o me voy a igualar”.

No es un secreto que el satanismo ha estado bajo los reflectores en Occidente no solo por representar una corriente que se contrapone a las religiones tradicionales, sino porque se ha creado todo un escenario alrededor de estas creencias para desestimarlas. Tal como decía Friedrich Nietzsche, “el que siente de otro modo va de buena gana al manicomio”, para referirse a todo aquel que no se acogía al “camino del bien”.

Édgar Rojas es pastor cristiano y magíster en teología y dio su punto sobre lo que desde la religión que se profesa en Colombia se cree del satanismo. “Es aquella posición contraria a la verdad de Dios es simple y llanamente contraria, no indiferente, no pasiva, sino más bien activa y contraria a la verdad de Dios. Cuando hablo de la verdad de Dios le estoy hablando de las sagradas escrituras”, concluye.

“La música del diablo”

En el satanismo lo fundamental son los símbolos, ya que cada objeto tiene un significado importante. Por eso el creador de contenido español Pablo Lorenzo explica que todos los objetos que representan al satanismo son más una sátira al cristianismo.

Símbolos Satanismo
Dark background with red glowing letters Witchcraft or Satanic | Foto: Getty

Dentro de una de las corrientes del satanismo a Lucifer o Satanás se le toma como un símbolo, pero a diferencia de todas las religiones que tienen a Dios y a otras figuras a las que veneran, al diablo que ha representado el mal para muchos no se le considera un ser superior, pero tampoco se desconoce su existencia.

La música ha sido vital para explicar esa existencia. Tal como lo explica Lorenzo “al igual que la pintura y la escultura, la música es algo que hoy en día consumimos todos y quizá me atrevería a decir que es la rama del arte que más fuerza tiene”.

Además, destaca que a lo largo de la historia muchos artistas han tomado “influencia satanista desde grupos míticos como los Beatles en su canción ‘Number Nine (Revolution 9)’ o en la canción ‘Hotel California’ de Eagles o en ‘Bohemian Rhapsody’ de Queen, a íconos actuales del pop como por ejemplo Billie Eilish, en su canción ‘All The Good Girls Go To Hell’ u otros grupos góticos que tienen numerosas líricas destinadas a relatar hechos de la Biblia y a evidenciar esa ira de Dios”.

Precisamente, sobre estas canciones se ha creado un misticismo, ya que hay muchas historias que rondan alrededor de la letra de varias de ellas. Sobre “Revolution 9″, se cree que la pieza fue grabada como cualquier canción pero al lanzarla se editó para que quedara al revés y por eso suena tan perturbadora. Pero gracias a las teorías conspirativas, muchos aseguran que al poner la canción al revés nuevamente se escuchan mensajes subliminales.

Algunas de las frases que The Beatles mencionan en la canción son: “Turn me on, Dead Man (Me enciendes, Hombre Muerto); “Get me out!” ( Sácame de aquí!) y “Satan look at me, come on Satan, now” (Mírame Satán, vamos Satan, ahora).

Con respecto a la famosaHotel California” de Eagles, pasa algo un poco distinto, ya que los mensajes son más de inferencia, pues hay fanáticos que se han dedicado a analizar la letra y creen que detrás de las frases que la componen, se oculta un mensaje o una historia que relata el pacto con el diablo que habría hecho la banda, ya que habla de un lugar maravilloso, con una especular anfitriona, pero que podría ser el cielo o el infierno.

Sin embargo, el rock y el metal también se han convertido en una razón de estigmatización y prejuicios. En Colombia esto fue materia de investigación, pues por años, las personas que escuchan este tipo de música y se visten con la estética que ha impuesto ese género musical, han sido sentenciadas a muerte.

De acuerdo con el colectivo Casa Tachuelas, en su informe Sonidos de memoria, presentado en el Observatorio de Memoria y Conflicto, desde 1999 se vivió una oscura época en Santa Marta, donde los paramilitares amenazaban a los jóvenes solo por escuchar rock y metal.

“A todos esos ladrones, marihuaneros, borrachos degenerados, mechudos y satánicos que están fastidiando a la comunidad de Santa Marta y sus alrededores”, se les sentenciaba de muerte y se les “advertía” que tenían que dejar la ciudad, según decían algunos panfletos que eran repartidos como si se trata de cualquier publicidad.

Satanismo y sus estereotipos
Man dressed in a dark robe looking like a cult leader on a smoky or foggy background. He looks like a creepy evil villain | Foto: Getty
Satanismocultura