Orgasmo garganta
Orgasmo garganta | Foto: SoHo

Lujuria

Número 7: El Orgasmo de la Garganta

Por: soho.co

Todos sabemos las bondades de un buen sexo oral. Sin embargo, ¿cuántos de ustedes saben que existe algo como el ‘orgasmo de la garganta’? ¡Sólo Dios sabe por qué creó la ‘garganta profunda’!

Nuestra fascinante serie “El ABC del Orgasmo Femenino” le trae: ‘el Orgasmo de la Garganta’.

Si ha llegado hasta este punto quiere decir que usted está muy interesado en explorar las profundidades de los alcances que puede tener los efectos de un buen sexo oral en la mujer. ¡Felicitaciones, caballeros (y queridas damas, quien secretamente sé que me leen)! No esperaba nada menos de ustedes, quienes me han acompañado en esta extraordinaria aventura sobre la exploración orgásmica femenina. Por eso, hoy me voy a tomar un momento para darles un breve contexto de por qué la garganta es -y ha sido- sinónimo de diatriba desde que comenzó la revolución femenina. Además, ¡una pequeña dosis de historia no nos viene nada mal a ninguno!

Una dosis de historia no cae mal

¿Recuerdan la renombrada película de porno “Garganta Profunda”? Quienes no estén familiarizados con ella, me refiero al fenómeno mediático que causó revuelo en la década de los setenta. Esta ‘bomba’ es una película pornográfica dirigida por Gerard Damiano, un peluquero amante del cine y su coestrella Linda Lovelace, quien hacía el rol de una joven tímida manipulada por un marido controlador. La cinta fue un hito en la historia de la sexualidad: dividió al público en dos ya que puso sobre la mesa la incómoda conversación acerca del sexo, el deseo y el placer femenino de manera abierta y desparpajada; y a su vez, de violencia y de abuso; y de la pornografía, hasta ese momento una industria casi clandestina, razón por la que se convirtió en un fenómeno cultural revolucionario.

Desde el estreno de “Garganta Profunda” en 1972, se acuñó este término en el argot del periodismo internacional, y más adelante se convertiría en una práctica periodística consistente en proveer información de manera anónima e indirecta. Y como si fuera poco, el renombrado caso “Watergate” que implicaba al presidente Richard Nixon en el que ha sido, uno de los escándalos mediáticos más explosivos de la historia política estadounidense.

Entonces, ya que usted está convencido de entender los alcances que tiene la garganta desde la pornografía, podrá dimensionar nuestra bendita manía por complacer por la boca. Las delicias de este cuerpo carnoso que sale de la boca deleita todos los sentidos cuando la mujer logra abrirse a este maravilloso placer, que para muchas, ha sido –por siglos- lo suficientemente castigado como práctica sexual para haber socavado el deseo de complacer a un hombre por medio de la lengua. Es como si nos hubieran castrado esa posibilidad porque, por alguna razón, para el hombre esta es una práctica que disfrutan dar y recibir. Sin embargo, el 47% de las mujeres, según una encuesta realizada recientemente por la prestigiosa Universidad de Harvard, muestra que nosotras, las mujeres, somos aún presa de muchos tabúes en cuanto al sexo oral.

¡Si una mujer ya lo ha logrado, cualquiera puede lograrlo!

Cuando Mónica llegó a mi consulta, me dijo que no disfrutaba proveerle sexo oral a su pareja porque le costaba mucho, ya que sentía que él se demoraba horas en venirse, aunque francamente confesó no poder distinguir si eran horas o si era una cuestión de percepción. El hecho es que para ella era una ‘tortura china’ estimular a su hombre de esta forma, sin atreverse a expresárselo por temor a ser rechazada. Ella sabía cuánto placer le daba a su marido sentirse deseado de esa forma, por eso calló por años. Cuando se decidió a salir de la negación –valga la pena decir que su pareja todo este tiempo estaba convencida de que él era ‘el mejor polvo de su vida’- pudo abrirse a una nueva forma de aproximarse a este bloqueo sexual.

Mónica no solo sanó la culpa que le producía recibir placer, sino que también se abrió a la posibilidad de sentir placer de practicarle un buen ‘cunilinguis’ a su pareja. Este término se refiere a la práctica sexual del arte de dar placer con la lengua a otro, sea hombre o mujer. Al experimentar el orgasmo de la garganta, jamás volvió a callar lo que sentía porque pudo desbloquear su centro de expresión aprendiendo a pedir lo que ella quiere de su marido, sin sentirse culpable.

Se deben estar preguntando: … ¿Qué tiene que ver un orgasmo de garganta con la expresión desinhibida de una mujer para expresar lo que quiere de su hombre? He aquí la cruda verdad: a todos los hombres les hemos hecho creer que son dioses en la cama porque ¡nosotras las mujeres fuimos enseñadas a complacer, señores! Y nosotras juramos que somos las mejores amantes en la cama porque creemos que les damos lo que ustedes quieren, cuando en realidad ni siquiera somos capaces de admitir que no sabemos que lo que más complace a un hombre es ver a una mujer estallar de placer. No lo sabemos porque crecimos creyendo que recibir sexo oral y darlo no es digno de una ‘buena dama’.

Y, entonces, ¿cómo se soluciona este enigma?

¡Fácil! Su mujer debe experimentar que su garganta se abre de par en par como si le ‘sacaran un corcho’ a una botella de champagne. Si ella se abre al simple hecho de dar con amor y placer, en vez de hacerlo desde la obligación, como si fuera una ‘tarea por cumplir’ puede lograr un orgasmo eyaculatorio, suyo y de ella. ¿Como le quedó el ojo? Ambos ganan con que sólo ella le practique un buen sexo oral, como se merece cada caballero: ¡por tiempo prolongada y de manera profunda! . De ahí el término ‘garganta profunda’ para describir lo que se requiere para un orgasmo en este punto, que como su mismo nombre lo indica, requiere una penetración profunda. Para lograrlo, su mujer debe seguir una serie de técnicas que enseñamos en Sexualidad Transformativa, mi programa para hombres, mujeres y parejas.

La segunda prueba ‘magna’ es, que una vez propiciada su eyaculación, la mujer tragará su semen sin darse cuenta, simplemente porque su garganta se ha abierto tanto, que sentirá como si nada hubiera pasado por ese angosto orificio. Y cuando esto sucede, de manera simultánea se contrae el útero, cuyas compuertas se abren de par en par también para propiciar el más delicioso orgasmo de una fémina. En ese momento, ella sentirá un efecto rebote en la garganta, que retumbara en una sensación placentera en la misma, de donde puede salir un líquido dulce, que los yoguis llaman ‘amrita’ , nombre en sánscrito que traduce “elixir de los dioses.”

Es el mismo líquido que por siglos ha sido consignado en los textos védicos como ‘el Santo Grial del sexo’: una sustancia divina con propiedades antioxidantes y rejuvenecedoras que promete la eterna juventud. De ahí que los monjes tibetanos y los yoguis, los taoístas y los tántricos, todos tenían un arma secreta en común: venirse desde la garganta

Si le suena a ‘historieta de ciencia ficción’ o a alguna ‘teoría conspiracional’, busque en “Biografía de un Yogui”, el best-seller de la tradición yóguica y tántrica, la alusión a la tradición ancestral de estas prácticas que prolongan la vida y convierten a monjes en hombres sabios, longevos y llenos de fogosidad y estamina.

Ahora que sabe que con sólo un orgasmo se produce el efecto del 69, ¿qué espera para probar este ‘combo 2X1′? (dos placeres y una sola penetración).

Si quiere aprender más de este punto de placer femenino, o aprender a enseñarlo a su mujer para que ella pueda dar y recibir más placer, sígame en Instagram como @by_marialu.

María Lucía Banker

Experta en Sexualidad Transformativa

Instagram: @by_marialu

Facebook: @ByMarialu

Twitter: @By_Marialu

Sexosexo tántricoSexo oralgarganta profunda

Contenido Relacionado