Desierto de la Tatacoa
Desierto de la Tatacoa. | Foto: SoHo

Relatos

Desierto de la Tatacoa, un viaje al árido valle de las tristezas

Por: Soho.co

Uno de los lugares más secos del territorio colombiano es, sin duda alguna, un paisaje turístico digno de visitar.

Colombia es de esos países en el mundo en los que la diversidad es protagonista. En diferentes lugares del territorio colombiano se pueden experimentar climas y paraísos completamente diferentes. Se puede pasar de una calurosa playa a una húmeda selva o a un árido desierto.

Tiempo atrás, la biodiversidad fue parte de la historia. El conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada fue el que descubrió esta árida joya. Viajando por el río Magdalena en busca de una cuidad escondida en las selvas hecha completamente de oro, encontró entre dos cordilleras al que llamó el valle de las tristezas, pues el único tesoro eran 330 kilómetros de arena.

El tiempo pasó y su nombre cambió a Tatacoa, en honor a las serpientes cascabel que son capaces de sobrevivir a las altas y bajas temperaturas que se viven en el desierto.

Desierto de la Tatacoa
Desierto de la Tatacoa. | Foto: Soho.co

Un viaje al árido valle de las tristezas

No hay que viajar al famoso desierto del Sahara o a Atacama en Chile para conocer la crudeza de estos paisajes cuya belleza se basa en la simplicidad de dunas de arenas y un imponente sol que ilumina kilómetros de, literalmente, nada.

Para llegar al desierto de la Tatacoa hay que viajar hasta la capital del departamento del Huila, Neiva. Una vez allí, empieza la aventura de adentrarse en la naturaleza para llegar a este lugar, considerado el segundo más seco del país, únicamente superado por el desierto de La Guajira.

Un viaje de aproximadamente 1 hora y media, unos 50 km de distancia, separa la civilización de la crudeza del calor que se puede experimentar en la Tatacoa. Este último realmente es un bosque seco tropical que en un lejano pasado estuvo sumergido bajo el agua.

Su oscura arena refleja tonos grisáceos como sacados de una película antigua que contrastan con sus famosos colores rojizos y con un imponente azul en el cielo. Las temperaturas son de hasta 40 °C en el día y de aproximadamente 18 °C en las noches.

Este destino puede ser un espacio ideal para los amantes del deporte. Por ello, marcas como Reebok invitaron a diversas personalidades a ponerse a prueba en el desierto. No hay mejor forma de conocer los límites del cuerpo que exponerse a fuertes y exigentes situaciones, y la Tatacoa es un espacio indicado para vivir estas experiencias.

Tatacoa Reebok
Tatacoa Reebok | Foto: Soho.co

Por tres días, un grupo de personas dedicadas a promover el deporte en redes sociales decidieron aceptar el reto de vivir la experiencia en carne propia. Alejados de la ciudad, en un hotel como oasis ubicado en medio del desierto, se le midieron a entrenamientos de alto nivel bajo el imponente sol.

Uno de los que vivió esta experiencia en carne propia fue el entrenador y creador de contenido Luis López, quien demuestra que no hay limitaciones para cumplir las metas. “Esta vez fue la mi primera en el desierto de la Tatacoa. Debido a las condiciones del terreno y el calor cada entrenamiento era un reto físico y metal que pude afrontarlos por mi propia cuenta”.

El grupo de invitados fue a vivir la experiencia en este lugar y probar los nuevos zapatos Reebok. “Probamos los tenis X2 Adventure mientras realizábamos los ejercicios en este tipo de terreno”, explicó López.

Reebok
Experiencia Reebok en el desierto de la Tatacoa | Foto: Soho.co

Un destino fuera de lo común

Su dureza para los seres humanos lo convierte en un espacio en el que las personas poco intervienen, lo que permite que su esencia se conserve como pocos en la actualidad. La ausencia de contaminación lo catalogan como el mejor observatorio de estrellas de Colombia.

En la actualidad este lugar se ha convertido en un destino turístico al que no todos deciden llegar. La idea de viajar a un desierto puede no sonar tan atractiva para todos, no obstante, otros más anhelan descubrir el contraste de las experiencias que se pueden vivir en este desolado lugar.

De acuerdo con la gobernación del Huila, cada año 300 000 personas visitan el desierto de la Tatacoa para descubrir sus maravillas. Y es que, aunque se puede pensar todo lo contrario, hay mucho por hacer en este bosque. Los visitantes pueden dar largas caminatas, refrescarse en aguas de manantial, visitar el museo paleontológico, disfrutar de la biodiversidad y alejarse del caos de la cotidianidad.

desierto de la TatacoaturismoColombiaRevista SoHo