Historias de sexo en público: los riesgos y la excitación del <<dogging>> y el voyerismo

Sexo

Historias de sexo en público: los riesgos y la excitación del «dogging» y el voyerismo

Por: María Fernanda Orjuela

Un reciente caso ocurrido en un balcón del centro histórico de Cartagena nos llevó a conocer más sobre esta práctica entre parejas que quieren sentir más adrenalina, pero que pueden derivar en algo más que problemas con la ley.

La parte trasera de un Uber fue testigo inicial de la calentura entre Andrés Avendaño, de 35 años, y Ana María, su pareja de 27. En las últimas semanas, ambos estaban tratando de salirse de la monotonía que desgasta a las parejas que ya no se sienten igual en el sexo y por eso habían buscado otras formas de excitarse: juguetes sexuales y visitas a moteles habían devuelto la dinámica que antes tenían, pero faltaba algo más.

Fue hasta el año pasado que después de haber estado tomando en casa de unos amigos, ambos tomaron la decisión de, por primera vez, tener intimidad en un espacio público. En el Uber en el que iban comenzaron a sentir que se les estaba subiendo la temperatura y le dijeron al conductor que los dejara cuadras antes de su casa.

“La verdad creo que hace mucho no sentíamos tantas ganas de hacer algo tan arriesgado, digamos que como ya habíamos venido mejorando en esa parte sexual, no se nos había ocurrido. No sé si fueron los tragos o qué, pero nos dieron demasiadas ganas de hacerlo en un lugar que jamás nos habríamos imaginado. Ya desde el carro veníamos ‘mal’ y como ya era de madrugada nos quedamos mirando a ver si pasaban policías o si había gente en un parque que queda cerca a nuestra casa”, expresó Andrés.

Al percatarse de que no había peligro alguno, se hicieron detrás de unos árboles y surgió la magia. Hubo un momento donde efectivamente se llevaron un gran susto por un vigilante que había salido a hacer la ronda nocturna por el barrio, sin embargo, esperaron a que se fuera y siguieron en lo suyo como si no existiera nada más, y no les importó el hecho de saber que si los encontraban en esas las consecuencias no serían las mejores.

“Sentí algo inexplicable, me sentía como con más ganas, más agresivo, con más deseo de mi pareja y claramente es complicado concentrarse en el acto y a la vez asustarse por cualquier sonido. Fue delicioso y desde ese día hemos probado cualquier tipo de lugares como el parqueadero de nuestro conjunto o de centros comerciales no tan conocidos, piscinas de hoteles, un parque de diversiones, cine, en el gimnasio, ahí hay muchas personas que aprovechan porque los baños están pegados y no hay nadie vigilando. Nos quedan muchos en la lista, pero hasta el momento no nos han cogido”, concluyó.

Cabe mencionar que la mujer en todo momento ha estado de acuerdo con lo que han experimentado y es consciente de los problemas que puede conllevar si los llegarán a encontrar haciendo este tipo de actos.

Lugares públicos donde surge la magia de la pasión

En un parqueadero, un parque, un ascensor, un centro comercial, edificios abandonados, en un bar, en cualquier parte se podrían calmar las ganas con esa persona que tanto se desea. Sin embargo, se puede pasar de un rato rico a un momento incómodo y hasta peligroso.

Las parejas sexuales desean experimentar, no solo con posiciones o juguetes sexuales, sino con locaciones, en las que dependiendo del contexto pueden hacer sentir cosas inexplicables y sobre todo algo que le encanta a los hombres: adrenalina.

En los últimos meses, ha tomado más popularidad la modalidad sexual donde se une el exhibicionismo, el riesgo de poder ser “pillado” y el voyerismo, lo que le suma a ese placer más excitación y morbo.

Con el tiempo, ha evolucionado la perspectiva en la que vemos y sentimos la sexualidad, ahora la percibimos como algo mucho más abierto, tanto que nos permitimos sentir y dejamos fluir todo, por lo que cada vez se tiene menos pudor en llevar a cabo ciertos comportamientos sexuales, que pueden ser rechazados moral y socialmente.

Sexo en público, una oportunidad para vivir la sexualidad con más adrenalina y pasión

Getty Images

De acuerdo con el sexólogo Edison Pazmiño, la motivación para mantener relaciones sexuales en público no es otra que “fomentar el erotismo, la creatividad, evitar la rutina en las relaciones sexuales, de ponerle chispa a nuestra dinámica sexual innovando haciendo cosas distintas y esto hace que las relaciones se fortalezcan”.

Según el especialista, el hecho de estar en un lugar donde socialmente y constitucionalmente puede ser rechazado lo que se está haciendo, descarga una cantidad de adrenalina importante al cerebro, que hace que todo se sienta mucho más excitante y “rico”.

Varios ciudadanos de Bogotá afirmaron en diálogo con SoHo que los sitios que creen que son más comunes para tener intimidad por su accesibilidad son: carros, baños públicos, ascensores, probadores de tiendas, bares, centros comerciales, escaleras y parques.

La preferencia en el momento de elegir a cuál de esos puntos ir, ya depende de la inmediatez y de la necesidad, comodidad, control y hasta imaginación de la pareja.

Dogging, una nueva forma de ver y tener sexo en público

Hay una práctica puntual de sexo en público denominada dogging, en la que las personas pueden ver a otros tener sexo o que los vean a ellos y hasta se puede presentar la oportunidad de intercambiar parejas o entrar en escena.

Para la psicóloga clínica y sexóloga Paola Andrea Beltrán, este espacio llama bastante la atención, porque se cumplen fantasías en dos vías “ser vistos y poder interactuar”; además, afirma que uno de los componentes que más hacen presencia en esta práctica y que hace que todo sea más divertido es la adrenalina.

Aunque hasta hace poco se ha venido conociendo este tipo de encuentros en América Latina, se sabe que existen sitios web, grupos en redes sociales y hasta foros, que se encargan de toda la gestión de esta práctica.

Además, hay guías que explican cuáles son los mejores escenarios para tener sexo en diversas partes de Europa.

Riesgos, multas y sanciones por tener sexo en público

1. Rechazo social

Para muchas personas se puede ver muy mal tener intimidad en lugares públicos, es casi seguro que este acto será socialmente rechazado, aunque sea una acción fisiológica, un acto natural.

De acuerdo con Pazmiño, por un lado, hay personas que bajo efectos de sustancias alcohólicas o psicoactivas se pueden volver exhibicionistas, entonces comienzan a tener sexo en público, pero son consecuencia de los efectos de estas sustancias.

Así también, hay personas con trastornos sexuales y que solo por medio de esos espacios al aire libre siente placer y satisfacción u otros individuos con enfermedades o retrasos mentales que hacen este tipo de acciones que en algunos casos no pueden controlar.

El sexólogo asegura que para diferenciar entre si se tiene este deseo por un trastorno o ya por algo lúdico, se debe analizar su nivel de agresividad, “si una persona se masturba frente a ti puede que te sientas agredida, pero si por ejemplo están en un lugar y todo fluye, pues, es normal”, explica el experto.

Cabe mencionar que dependiendo de los contextos, la respuesta de los individuos que estén cerca al acto son diferentes, algunos simplemente graban, otros observan y en casos extremos pueden llegar a linchar a los exhibicionistas.

2. Multas y sanciones

En entrevista con SoHo, el policía y creador de contenido para redes sociales, Cristian Cala, explicó las multas y diferentes sanciones que se pueden generar frente a un comportamiento contra la convivencia, realizar actos sexuales en vía pública.

El uniformado explicó que en estos casos se aplica medida correctiva u orden de comparendo por el artículo 33, numeral dos literales B, el cual nos genera una medida correctiva de multa tipo general tipo 3, por la que los implicados deberán pagar dieciséis (16) salarios mínimos diarios legales vigentes (smdlv), por realizar actos sexuales o de exhibicionismo que generen molestia a la comunidad.

Según Cala, esta sanción no puede cambiar la medida correctiva dependiendo del lugar, es decir, que así esté en su carro, pero en la calle o en un parque tendrá un correctivo económico.

Es importante mencionar que hay otra cantidad de dinero por el que se puede ser multado por cuadro, ocho y hasta treinta y dos salarios mínimos diarios legales vigentes.

Casos recientes de sexo público

Pareja fue grabada teniendo relaciones sexuales en balcón en pleno centro histórico de Cartagena

Captura de pantalla Twitter

El pasado viernes 15 de julio, una pareja se viralizó en redes sociales y causó bastante polémica en el lugar, después de haber tenido relaciones sexuales bastante fuertes en un balcón por la calle el Badillo, en Cartagena.

El hombre, turista residente de Nueva York, Estados Unidos y la mujer, identificada como Emily Barrios, de 22 años, no se aguantaron el calor de la habitación o querían cumplir la fantasía de que muchas personas los vieran en el acalorado momento. Desnudos y sin ningún tipo de preocupación, hicieron lo suyo viendo como varios individuos los veían y les gritaban cosas.

“Fui atrevida y arriesgada. Quería hacerlo al aire libre en un lugar donde pasaran muchas personas en pleno centro de la ciudad ... De repente estábamos eufóricos y como tantas personas que tienen esa fantasía de tener un acto sexual enfrente de personas, nosotros tuvimos sexo en el balcón de la casa que alquilamos para pasar nuestras vacaciones”, declaró Barrios en entrevista con El Universal.

Video grabado en biblioteca de reconocida universidad paisa

Graban video sexual en la biblioteca de la universidad EAFIT. Foto: Captura de pantalla, Universidad EAFIT.

Por medio de redes sociales, el mes pasado se viralizó un video íntimo que fue grabado en las instalaciones del reconocido centro educativo Universidad EAFIT de Medellín.

En las imágenes se puede ver a una joven rubia protagonista haciendo acciones exhibicionistas y sugestivas en la biblioteca de la institución, así como en los pasillos y todo concluye en uno de los baños.

Pese a que algunos pensaron que la mujer era una estudiante de la universidad, de acuerdo con sus redes sociales, es una actriz porno profesional que aprovechó el escándalo para darse a conocer y que su audiencia creciera.

Kim Kardashian y los lugares insólitos donde ha tenido sexo

Instagram @kimkardashian

La empresaria y personaje público estadounidense se abrió hace algún tiempo durante un Q&A livestream para revelar los lugares más locos donde ha tenido relaciones sexuales, algunos públicos y otros privados, pero bastante excéntricos.

La estrella televisiva admitió haber tenido sexo en un avión: “En un avión privado. No creo que pudiese en uno público... Estaba en un vuelo internacional. Fue durante un vuelo internacional, de noche, cuando no había nadie alrededor”.

Además, la socialité y modelo reveló que lo ha hecho varias veces en cines públicos, pero al parecer esto no es muy raro o mal visto en su familia, pues hasta su mamá y manager Kris Jenner le confesó a Cosmopolitan que había tenido intimidad con su exesposo en el baño de un avión comercial y que aunque creyeron que nadie se había percatado de su encuentro, efectivamente fue evidente.

“Al final del vuelo, el asistente de vuelo cogió el micrófono y dijo: ‘¡Enhorabuena, Sr. y Sra. Jenner! Acaban de unirse al club de aquellos que han tenido sexo en un avión. ¡Estamos muy orgullosos de ustedes y hemos decidido regalarles una botella de champán!’. No podía estrujarme más en el asiento. Estaba mortificada”, expresó entre risas.

Relaciones sexualesSexo