Seguro Thomas Edison, el creador del fonógrafo, nunca se imaginó que su invento fuera a seguir vigente más de un siglo después. Mucho menos que iba a tener hologramas. Kozmophone es la mezcla entre un parlante —con la forma de la bocina del fonógrafo de Edison— y un tocadiscos. Lo mejor es que no solo sirve para escuchar discos de vinilo. Si le quita la bocina funciona como un parlante que puede conectar a cualquier otro reproductor de música como, por ejemplo, su celular. (Las gafas del futuro)

El diseño conserva el estilo clásico, es minimalista y viene en seis colores. Pero tal vez lo más llamativo es la caja transparente con una pantalla holográfica en la base del equipo. La idea de sus creadores es que el usuario escoja entre un montón de diseños —como una persona bailando, un baterista tocando o notas musicales volando— para que vayan al ritmo de la canción. El Kozmophone, más allá de ser un reproductor de música, también está pensado para que decore cualquier espacio. (El primer proyector de cine portátil)

Dónde comprarlo:

Sale a la venta en abril de 2018 en www.kozmophone.com y costará 900.000 pesos.

(Esta máquina hace que cualquier cerveza sepa a una de barril)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.