El orgasmo masculino es más complejo de lo que cree. Para la gran mayoría no es otra cosa que eyacular y ahí terminó todo. Pero la realidad es que este es solo uno de los cuatro tipos de orgasmos que un hombre puede experimentar. Así el 99% de los tipos se identifiquen solo con el primero.

Antes de explicarle cuáles son los otros tres, es importante que entienda la eyaculación. Primero, cuando está excitado, su cerebro envía una señal a sus órganos sexuales causando una erección. Luego, el cuerpo se prepara para el orgasmo. Esto puede durar entre 30 segundos y 2 minutos. Aquí los músculos se tensan aún más y puede soltar un fluido pre-eyaculatorio. El tercer paso es el orgasmo y ocurre en dos fases: emisión (cuando ya no hay vuelta atrás) y eyaculación que son unas contracciones rápidas. Por último, empieza a perder la erección y a sentirse mucho más relajado. Ahora tendrá que esperar entre unos minutos u horas —depende de su edad— antes de tener una nueva erección.

Ahora que ya entendió el primero, le contamos cuáles son los otros tres tipos de orgasmos. Además del eyaculatorio, está el orgasmo prostático. Aunque todavía tiene mucho tabú, es donde se encuentra el punto G masculino. Aquí le explicamos cómo funciona.

Luego vienen el orgasmo sin eyaculación y el orgasmo sin eyaculación con picos. Son prácticamente lo mismo, siendo uno más potente que el otro. Estos últimos tres son mucho más poderosos (más placenteros), duran más tiempo (entre uno y diez minutos) y, lo mejor de todo, es que no tiene que esperar un rato para sentir otro.

Esto, al parecer no lo sabían algunos de ustedes.

Pero fresco, aquí le explicamos cómo lograr estos orgasmos.

Lo primero es que se ponga manos a la obra, en lo literal. Antes de intentar esto con su pareja, haga la tarea solo. El primer paso es que aprenda a controlar su eyaculación. Debería lograr masturbarse durante 10 o más minutos sin venirse antes.

Lo siguiente es poner a trabajar los músculos. De hecho, un orgasmo sin eyaculación ocurre cuando está a punto de eyacular pero lograr flexionar su piso pélvico (más exactamente el músculo pubococcígeo) de tal manera que el fluido no sale.

Y así como se mata en el gimnasio ejercitando sus bíceps, cuádriceps y abdominales, también tiene que trabajar este músculo. ¿Cómo? Haciendo ejercicios Kegel para hombres. Aquí se los enseñamos.

Una vez tiene estas dos técnicas, debe ponerlas en práctica casi todos los días hasta que las domine por completo. Ojo, no le estamos diciendo que se vuelva un adicto a la masturbación, pero según Nat Eliason, coach sexual y un duro en el tema, si deja de practicar por un tiempo le toca volver a empezar de cero.

Ahora, durante estas sesiones de prácticas es clave que llegue a un nivel muy alto de excitación (a ese punto en el que siente que en cualquier momento se puede venir) y luego bájele un poco.

¿Cómo lo hace? Poniendo en práctica cuatro aspectos: apretar los músculos, pensar en otra cosa, respirar profundo y evitar tocar los puntos más sensibles de su pene. Todo esto con la intención de que note cuándo está a punto de eyacular para que, en una próxima ocasión, sepa bajarle al ritmo y así demorar un poco más el orgasmo.

En resumidas cuentas, es vital que aprenda a separar el orgasmo y la eyaculación para verlas como dos cosas diferentes. Cuando sea capaz de hacer eso va a tener un orgasmo más placentero y duradero, así sea unos segundos más. Ah, eso no quiere decir que eyacular sea algo malo. Tal y como dice Héctor Abad “venirse es como irse de este mundo”. Lea aquí su oda a venirse

Una vez domine todo lo que le acabamos de contar va a sentir ese clímax incluso antes de eyacular y unos segundos después de hacerlo. Suena bien, ¿no?

¿Los hombres pueden fingir orgasmos?

Ya le contamos cómo funcionan los orgasmos masculinos, pero al parecer muchos de ustedes no sabían que era posible. Y aunque en nuestras encuestas ganó el “no”, algunos votaron a que sí lo habían fingido e incluso, en los comentarios, explicaban que lo hacían para no hacer sentir mal a su pareja. Esta es la razón más común por la que, tanto hombres como mujeres fingen un orgasmo. En los hombres, por ejemplo, al tener sexo con condón no hay necesidad de fingir una eyaculación. Esto también pasa si están en una posición en la que su pareja no los puede ver durante el orgasmo. Esto acompañado de un leve gemido y un gesto con cara de O.

Ahora, si quiere saber si su pareja finge orgasmos haga este quiz y salga de la duda.

Cuando no hay un orgasmo (ni eyaculación)

Sí, esto también pasa. Usualmente por razones psicológicas, algunos hombres no logran tener un orgasmo ni eyacular así estén muy excitados. También puede pasar por algún medicamento que estén tomando o por alguna enfermedad neurológica o cardiovascular. Una solución rápida —pero no definitiva— es estimular el pene con un vibrador o algún otro juguete sexual, sin embargo lo mejor es buscar algún tipo de terapia sexual. En general, lo importante en este caso es quitar la presión por tener el orgasmo o por su desempeño en la cama y, en cambio, enfocarse en el placer del momento.