Audios porn
Audios porn | Foto: getty images

El Consejero

29 de noviembre de 2022

La industria detrás del audioporno, un estimulante ideal

Hay todo un universo por explorar en esa sutil diferencia que hay entre los audios sexuales y los ‘porno’, un negocio que crece en demanda y que ya genera ganancias por más de 8 millones de dólares. Descúbralos aquí.

Los sonidos ‘porno’ son relatos sonoros, reales o fingidos, provenientes de un acto íntimo que se hicieron muy populares desde que aparecieron las líneas telefónicas calientes. De hecho, el departamento filantrópico de Pornhub Care le dio la vuelta al contenido para adultos, cuando contrató locutores profesionales para que narraran en detalle las escenas de las películas con el objetivo de apostarle a un consumidor invidente. El experimento fue todo un éxito, consiguieron 150 000 suscriptores y 500 000 reproducciones en sus vídeos, según el portal de la Europa FM.

La emisión de los sonidos durante el acto sexual proviene de los primates. Los gemidos, suspiros, espiraciones, inspiraciones, gritos, la agitación en la respiración, entre otros estimulantes auditivos son reforzadores de la excitación incluso cuando no hay tacto. Vale la pena resaltar que algunos estudios han indicado que la música es un gran estimulante sexual auditivo; con el surgimiento del jazz, se empezaron a explorar sonidos más sensuales y gemidos dentro de la composición que dieron pie a la musicalización de escenas eróticas en películas y que marcaron el inicio de una tendencia musical que buscaba ser más excitante. Hoy en día son los artistas del género urbano los que más provocan esa conexión auditiva.

En la actualidad, se pueden encontrar todo tipo de comunidades que siguen esta vertiente de la pornografía, ya sea en la darknet (red oscura), whisper porn (’nopor’ susurrado), audio erótico (narración de una escena), gone wild audio (micrositio para intercambiar audios sexuales), audible porn (envio de grabaciones amateur), rol play (audios con juego de rol), giggly sex (sexo risueño), ASMR (Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma que está en TikTok y YouTube sin censura), entre muchas otras alternativas auditivas se pueden encontrar en Internet.

¿Qué opina un experto en salud sexual?

Para Rafael Duque, ginecólogo, sexólogo y escritor bogotano, sus pacientes usualmente llegan a consulta y tienden a confundir el concepto del sonido ‘porno’ y los audios eróticos, teniendo en cuenta que para él muchas veces la terapia de escuchar audios eróticos, ya sea solo o en pareja, es muy beneficiosa para la salud mental.

“Los sonidos porno tienen que ver con los gemidos, bramidos, los golpes, la respiración, los movimientos, frases, palabras grotescas que se pueden percibir de una forma más brusca, más ruda, más explícita y tienen el objetivo único de generar masturbación. Mientras que los audios eróticos tienen que ver con historias contadas, que a veces se acompañan con melodías de fondo. Describen hechos. Narran. Es como leer un libro de literatura erótica”, aseguró el experto.

En cuanto a las ventajas de escuchar este tipo de estimulantes, Rafael indicó que “los beneficios están directamente implicados con el aumento del libido o deseo sexual. Este tipo de audios se usan para aquellos pacientes que tiene disminución del deseo o para quien lo quiera aumentar. En el caso del audio erótico, la persona se imagina la escena y rellena los vacíos que existan con sus propias fantasías o recuerdos. Este tipo de audios estimulan la imaginación, que es el principal órgano sexual”.

Duque, además, rescató que aunque la literatura erótica apareció 411 años a.C., en una comedia que se llamaba Lisístrata, “los audios sí se puede decir que es algo más bien reciente. En cuanto a su origen, todo comenzó por el auge de los audiolibros, estos, los empezaron a enfocar hacia el ámbito sexual. Ahora tiene mucha fuerza en las plataformas web tipo pódcast y me imagino que más adelante vendrán como hologramas, pero en lo auditivo creo que ya se llegó al tope”.

¿Cómo se graban los audios ‘nopor’?

Jeffry Weber es un alemán de tez oscura, acuerpado, de 1.80 metros de altura, con dreadlocks cortas negras en su cabeza, ingeniero informático, que se dedica desde hace cinco años a hacer sonidos ‘porno’ para una página web.

“Mi ejercicio cotidiano consiste en entrar al estudio de grabación. Frente al micrófono tengo una pantalla pequeña. Usualmente me siento, me pongo los audífonos y prendo la pantalla para ver una película erótica. Creo que me he visto más de 350 filmes. Mientras observo, voy recreando lo que escucho con sonidos propios. Para hacer la penetración, por ejemplo, utilizo el ruido que hacen mis manos, es decir, empuño mi mano derecha y con la izquierda le voy pegando palmadas y así, según el ritmo que lleven los personajes de la película”, reveló el alemán.

Rodeado de sus equipos, él da más detalles: “Mientras grabo los estímulos sonoros, hay una persona que hace la musicalización para que quede más profesional el contenido. A veces utilizo mi dedo gordo de la mano para simular algunas escenas y juego con mi lengua. De hecho, lo que más uso son los labios para hacer diferentes sonidos. Tengo una tabla especial para dar palmadas, en ocasiones le pido el favor a alguien o intento pegármelas yo mismo”.

La respiración agitada es una característica inconfundible de una relación sexual, por eso Jeffrey se las ingenia para que este momento pueda ser bien representando en los sonido. “Me gusta decir una que otra frase cochina y me he dado cuenta que el tema de la respiración en las mujeres pone muy ‘cachondas’ a las mujeres”, cuenta. Así que tiene ya una rutina: “Troto al frente del micrófono para acelerar mi respiración y que no quede muy fingido, aunque la verdad queda de mejor calidad cuando pongo el rodillo de la bicicleta y me pongo a darle tan rápido que cuando me acerco al micro el resultado es muy natural y así siempre me voy inventando cosas para generar audio según lo que veo”.

De acuerdo con este alemán, se puede ganar entre 50 y 300 dólares aproximadamente por cada grabación. Respecto a los vídeos, considera que no dan espacio para la imaginación, “además se ven falsos, así como los gemidos que simulan. Considero que el audio es más poderoso”, precisó.

Weber también respondió sobre los videos que se ha grabado y llegó a una conclusión: “Lo intenté varias veces, pude captar varios momentos, lo que pasa es que la calentura no deja trabajar muy bien (risas). Por eso, siempre será mejor sumergirse completamente en el papel y ambientar de forma muy ingeniosa para que el oyente se encienda”.

Los sitios más populares para poder encontrar este contenido que trasciende la imagen y juega con la imaginación del audio son Pornhub, Reddit y Tumblr. Aunque también, hay otras plataformas que ofrecen relatos tipo pódcast como Dipsea, Quinn, Voxxx y Literotica.

Audiossexualidad