El cuerpo

Parecido a un monoplaza de Fórmula 1, el Robocar fue diseñado por el ingeniero alemán Daniel Simon, responsable de crear carros futuristas y naves espaciales para películas como Star Wars, Tron y Capitán América. Fue fabricado principalmente en fibra de carbono y cuenta con la aerodinámica ideal para alcanzar velocidades hasta de 320 kilómetros por hora, sin despegarse ni un centímetro del piso. (5 Carros de deportivos con el mejor sonido de carreras)

Como la idea es que se maneje solo, trae seis radares estratégicamente distribuidos por la carrocería —totalmente sellada— que arrojan todos los datos claves de conducción en tiempo real. Además, viene con una pequeña torre central y una cámara de 360 grados que le informan al equipo detrás del carro competidor cada detalle de cómo se comporta en carrera. Y pese a todos estos gallos, pesa 975 kilos —solo un poco más que uno de los bólidos que participan en la Fórmula 1.

El cerebro

Este superdeportivo eléctrico tiene cuatro motores, cada uno con su propia batería de 300 kilowatts, que alcanzan de sobra para que el Robocar sea un vehículo supremamente potente. Pero lo que realmente lo convierte en único es el computador interno, compuesto por 12 procesadores, que se encarga de gestionar hasta 24 trillones de operaciones por segundo —sí, leyó bien: trillones— basándose en los datos que le llegan desde todos sus chips: tiene 18 sensores de ultrasonido, 2 de velocidad y 6 cámaras de emisión láser con inteligencia artificial. (La moto de carreras perfecta para la ciudad)

El computador es tan impresionante que para igualar su capacidad se necesitarían 80 de los que se usan en una oficina cualquiera, todos conectados al mismo tiempo.

¿Y las carreras?

El próximo año se llevará a cabo el primer campeonato mundial de Roborace, una categoría para carros autónomos derivada de Fórmula E, la competición que utiliza únicamente vehículos eléctricos. Los monoplazas no tendrán pilotos y el equipo estará construido por ingenieros y programadores cuya función no será otra que diseñar el mejor software posible para sus máquinas. (Las 5 carreras de atletismo más bizarras del mundo)

Y para que las carreras sean justas, todos los carros serán iguales en materia de hardware —es decir, tendrán un computador de características muy similares—, pero cada equipo podrá programarlo a su manera. Para completar, las pistas estarán adecuadas con sensores, láseres y cámaras que ayudarán a controlar las carreras, que serán de una hora y contarán con unos 20 carros.