Nueva York e Italia son una combinación ganadora. Esa mezcla es la que Sebastián Sanint y Lena Gaviria, su esposa, proponen en La Malcriada: lo mejor de la comida italiana con toques neoyorquinos, los sabores y aires que imprimieron a su propia cocina los inmigrantes que llegaron a América provenientes del país europeo a comienzos y mediados del siglo XX. En otras palabras, si quiere probar la pizza más sofisticada, con los sabores más inesperados, pero puramente italiana, su próxima cita debe ser en el patio de una casona centenaria del barrio La Candelaria de Bogotá, donde la luz, las plantas, los muros, la música y los muebles le harán vivir un instante mágico. (Lea también: Río: comer, jugar y fluir)

Recomendado SoHo. "La muy malcriada". Masa madre madurada al mejor estilo napolitano, con pomodoro, salchicha italiana, tomate cherry caramelizado y jamón serrano.

Si malcriar es educar mal, subrayando los gustos y los caprichos, el nombre de esta pizzería, bar y restaurante es preciso porque es el ambiente ideal para malcriarse: después de probar la pasta y los gin tonic usted solo deseará más pasta y más gin tonic. Y que el tiempo no corra. (Lea también: Una manera de comer barato en los mejores restaurantes de Bogotá)

Dónde: Carrera 6 n.º 8-75 — Sígalos en Instagram y Facebook