teabagging
teabagging | Foto: VikaValter

Sexo

Conozca el «teabagging», una práctica sexual que querrá repetir

Por: SoHo.co

La excitación de los testículos con sexo oral es una de esas experiencias que lo pondrán a valor por lo erógena que es esa parte del cuerpo. Le contamos el paso a paso para que la pida pronto.

Para los curiosos, el teabagging es otra forma de hacer y disfrutar el sexo oral. Más específicamente, tiene que ver con concentrar toda la atención de la lengua en los testículos, una sensación que para los hombres resulta potencialmente placentero.

La investigación Reports of intimate touch: Erogenous zones and somatosensory cortical organization, identificó que el pene, los labios y los testículos son los órganos más erógenos del cuerpo masculino. En ese sentido, cuando la mujer se adueña de estas zonas durante una relación sexual los resultados siempre serán ganadores.

La expresión ‘teabagging’ que cada vez más hombres piden, tiene su origen por su nombre en inglés y se traduce específicamente en la forma de introducir las bolsas de té en una taza de agua. Es una analogía a la subida y bajada que la mujer realiza cuando va a ‘remojar’ los testículos del hombre.

¿Cómo hacer el teabagging?

De acuerdo con Daniel Saynt, fundador de The New Society for Wellness, el teabagging es una técnica que tiene que ver “cuando un hombre moja sus bolas dentro y fuera de la boca de su pareja”, así como cuando se moja la bolsa de té.

Según el especialista es una técnica placentera para el hombre que le gusta tener el poder, ya que hacer que los testículos bajen hasta los labios y la lengua de la mujer, la hace sentir sumisa. Así mismo, añadió que de cierta manera tiende a ser una forma de perversión.

Una pequeña guía para hacer teabagging

1. Hay varias formas de hacerlo, una de ellas es que la mujer se ponga de rodillas y empiece a explorar con su lengua los testículos masculinos. También la pareja se puede acostar en la cama y esperar que el hombre se los ponga encima.

2. Una vez lista la posición, se deben introducir los testículos en la boca de la pareja, pero antes de eso, se debe hacer una previa, donde la pareja las acaricia con la mano. De ahí se continúa el movimiento sostenido de la lengua.

3. Un consejo clave es no morder el órgano porque el intenso dolor que genera acabaría con toda la intención placentera de la práctica. O bueno, será cuestión de probar si a usted el dolor le genera algo de placer.

5. La idea es que mientras la pareja lame los testículos, también use las manos para estimular el pene.

SexoSexo oral